28 mar. 2011

Ningún profeta es bien recibido en su patria




Te conocen. Saben tus defectos físicos y quizás algunos de caracter también...
Por lo que piensan:  " ¿ Bah, este, qué me va a enseñar a mí  que yo no sepa ? "

A lo mejor eres hasta más joven que ellos y eso ahonda la desconfianza...
" Acaba de salir del huevo, y ya está dando lecciones..."

El hombre tiene una rara habilidad para no escuchar al prójimo cuando ha tomado la decisión de no cambiar, porque su mediocridad ya le está bien.

Ya puede venir el Coach más hábil a decirle que en algo yerra, que enseguida le encontrará fallos garrafales, y todo, para no reconocer el propio enquistamiento mental y costumbrista.




A lo mejor eres el Papa y resulta que tus facciones no son precisamente las de un Paul Newman...

Además, ya se han encargado los enemigos de la Iglesia de formar una opinión acerca de ti, por medio de la mayoría de medios de comunicación ( sabemos que en el poder no están precisamente las hermanitas de la Caridad...) y así, cualquiera que oiga hablar de ti, ya formará una buena pared preventiva en su corazón y en sus oídos.

Pero es que tu tierra, siendo Papa, es la Iglesia de Cristo.

¿Se cumplirán estas palabras de Jesús en tu caso también?

¿Será que algunos cardenales , obispos y consagrados tampoco te prestan mucha atención?

¿ Será que algunos ya no creen que Jesús te asista de forma especial para indicarnos a todos por dónde sopla el Espíritu en nuestra época ?

Aún y con todo creo que no somos pocos los que te queremos y seguimos, oramos por ti y te apoyamos desde la sencillez de nuestras vidas diarias. Para Dios nada es imposible.


10 comentarios:

Fernanda dijo...

Chica, el feo es Paul Newman, nunca me dicen nada los rubios, no sé qué me han hecho. Pero bueno, el Papa es adorable ,tiene toda la cara de mi abuelita de cien años.
Bezoozozos!

Felicitas dijo...

Oye, pues el Papa tiene 83 años. Aún le quedan 17 para llegar a los cien. ¡Viva el Papa!
Me alegro mucho que tú no tengas prevención contra él.
Bezozozozos y abrazozozozos
;O)

NIP dijo...

En efecto doña Felicitas, muy bien traído el caso del Papa, es más, creo que los que han aprendido a penetrar a la escucha, excavar la vanidad, sondear el mundo, lo encontrarán hasta más atractivo, tal vez por tener ciertamente al Cielo por patria.un abrazo.

Felicitas dijo...

ES así. Tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI son hombres de una pieza, hombres de Dios, que le han entregado su corazón y su vida entera y eso se nota.
Las gentes hambrientas de Dios y de Eternidad se sienten atraídas como un metal a un imán, cuando entran en contacto con personas que viven para Dios y para el prójimo. Allí donde hay un santo, es Dios que actúa.
Un abrazo, precioso.
;O)

Javier Sánchez Martínez dijo...

Sin desmerecer al Santo Padre, pero me apropio todo el contenido del post, porque de forma muy aguda es lo que ahora me está tocando vivir.

Sí, por unos cuantos, pocos, "mu católicos ellos"...

Ya digo, sin desmerecer al Santo Padre ni compararme con él.

Felicitas dijo...

Le encomiendo, Don Javier, en la Misa diaria y en mis oraciones, para que salga Ud. airoso, siempre bien acompañado de Jesús y María y que el Espíritu sople sobre ellos y les haga ver...
Un saludo afectuoso,
:)

NIP dijo...

Me alegro don Javier, en serio y doy gracias a Dios, porque esas batallas deja que las soporten sus santos armándolos con paciencia, me es fácil amar al pródigo, el que se queda en casa es más duro de tratar, pero estoy seguro de será una victoria.Me uno a la oración para que no le amarguen y desanimen en exceso.Triunfe y en seguida el Señor lo meta en harina de otras batallas.Un abrazo.

Felicitas dijo...

Suscribo tus palabras, querido Nip.
Dios los guarde a todos.
;O)

Miriam dijo...

Aun no he acabado el libro de la entrevista al Sto Padre, pero desde el principio me ha fascinado su sencillez y su cercanía
Realmente quien no quiere escucharlo es pq se cierra en banda dde el principio
P Javier, no sé cual es exactamente el problema, rezaré por sus "feligreses rebeldes". Muchas gracias por no cansarse y seguir al pie del cañon

Felicitas dijo...

Es cierto, Miriam, es un hombre muy sencillo y eso vale mucho teniendo en cuenta su gran categoría intelectual y teológica.
Eso, oremos por Don Javier y unos por otros, así nos sentiremos más unidos.
Un abrazo.
;O)