4 mar. 2011

Hoy es primer viernes de mes



NUEVE PRIMEROS VIERNES PROMESAS DE NUESTRO SEÑOR

A los que vivan la devoción a su Sagrado Corazón



A partir de la primera revelación, Santa Margarita María Alacoque sufriría todos los primeros viernes de mes, hasta su muerte, la experiencia mística de la llaga del costado de Jesús. Estos eran los momentos particularmente elegidos por el Señor para manifestarle lo que quería de ella y para descubrirle los secretos de su amable Corazón.



Propósito de la devoción: Reparación al Corazón de Jesús.



Las promesas de Jesús dada por medio de Santa Margarita María Alacoque a los que practicaran y propagaran dicha devoción. Incluye la promesa a quienes comulguen nueve primeros viernes de mes.



El motivo principal de la devoción debe ser el amor a Jesús y no solo las promesas ligadas a ella. Sin embargo si el mismo Jesús quiso darnos un aliciente con sus promesas, podemos legítima y provechosamente apoyarnos también en ellas para fortalecer nuestra débil voluntad para todo lo que es el servicio de Dios.



Para ganar esta gracia debemos:

1-Recibir sin interrupción la Sagrada Comunión durante nueve primeros viernes consecutivos.

2-Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final.

3-Ofrecer cada Sagrada Comunión como un acto de expiación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.

4-Oración: "Oh Dios, que en el corazón de tu Hijo, herido por nuestros pecados, has depositado infinitos tesoros de caridad; te pedimos que, al rendirle el homenaje de nuestro amor, le ofrezcamos una cumplida reparación. Por Jesucristo nuestro Señor. R. Amén.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío."



Promesas

(1) Les daré todas las gracias necesarias en su estado de vida.

(2) Estableceré la paz en sus hogares.

(3) Los consolaré en todas sus aflicciones.

(4) Seré su refugio en su vida y sobre todo en la muerte.

(5) Bendeciré grandemente todas sus empresas.

(6) Los pecadores encontrarán en Mi Corazón la fuente y el océano infinito de misericordia.

(7) Las almas tibias crecerán en fervor.

(8) Las almas fervorosas alcanzarán mayor perfección.

(9) Bendeciré el hogar o sitio donde esté expuesto Mi Corazón y sea honrado.

(10) Daré a los sacerdotes el don de tocar a los corazones más empedernidos.

(11) Los que propaguen esta devoción, tendrán sus nombres escritos en Mi Corazón, y de El,

nunca serán borrados.

(12) Nueve primeros viernes: Yo les prometo, en el exceso de la infinita misericordia de mi

Corazón, que Mi amor todopoderoso le concederá a todos aquellos que comulguen nueve

primeros viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final; no morirán, en desgracia ni

sin recibir los sacramentos; Mi divino Corazón será su refugio seguro en este último momento.



4 comentarios:

Angelo dijo...

Una gran práctica que hay que fomentar y recuperar en muchos. Gracias. Un abrazo

Felicitas dijo...

Gracias a ti, querido Angelo. La devoción al Sagrado Corazón hunde sus raices en el Evangelio mismo. A mi modo de ver la Devoción a la Divina Misericordia, según las revelaciones a Santa Faustina Kowalska tiene mucho que ver con la Devoción al Sagrado Corazón. ¡Vaya para de santazas que son la dos!
Un abrazo, amigo. cuídate mucho.
;O)

Marian dijo...

¡Gran entrada! ¡Que importante
es esta devoción al corazón de
Jesus.Yo la he llevado a cabo
durante toda mi vida,y me ha
ayudado enormemente. Además
de reparar SU SACRATISIMO
CORAZÓN.¡Muchas gracias!

Felicitas dijo...

Gracias, Marian, por tu comentario y tu visita. La oración de reparación por los agravios que recibe el Señor también es una de mis preferidas, hermana.
Un abrazo.
;O)