1 mar. 2011

El Evangelio de hoy

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús:

«Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido».

Jesús dijo: «Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno: ahora en el presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en el mundo venidero, vida eterna. Pero muchos primeros serán últimos y los últimos, primeros».

Evangelio según San Marcos,10,28-31





Creo que hay dos formas de dejar aquello a lo que nos apegamos y que nos separa del Amor de Cristo. Primero la opción radical que asumen las personas que se consagran a Dios en el sacerdocio o en la religión, y diría que este tipo de entrega a Jesucristo es la más perfecta, si se persevera en la Fe, la Caridad y la Esperanza, si se procura caminar por el sendero de la santidad.

Luego estamos las personas que andamos en el mundo, con nuestros quehaceres, trabajos, familias y que deseamos seguir a Cristo desde esa vida que nos ha tocado vivir.

Todos, unos y otros somos llamados a realizar una labor interna de desasimiento de las personas, las cosas, los bienes materiales, para llegar a depender en todo tan sólo de Dios. Es el camino de santidad al que todos estamos llamados y no resulta fácil, pero con Su Gracia ( que a nadie se niega ) lo podemos conseguir.


Santa María en esto, como en todo, será nuestra mejor maestra y compañera de camino.


2 comentarios:

lourdes dijo...

Gracias,por este rico compartir es verdad todos aquellos que quieren seguir al señor estamos llamado a dejarlo todo, pero ese dejarlotodos es encadamomento que vivimos en cada acontecimento que ÉL nos permite vivir hoy yo me pregunto ¿si realmente lo he dejado o hay hay cosas por dejar?, bueno confiemos en su gracias para que sepamos dejarlo todo sólopor ÉL mil gracias por su compartir en mi blog muy rico que Dios te bendiga muy unidas en oración y un abrazo muy fuerte

Felicitas dijo...

No me extraña que te lo preguntes, querida Lourdes, porque bien poco te debe quedar por entregarle, según te voy conociendo,hermana.
A mí sí que me queda mucho aún que entregarle a Jesús, pero confío en conseguirlo paulatinamente, apoyada en Su Gracia y en Santa María.
Gracias por tu Bendición y cariño.
Un abrazo agradecido.
;O)