10 feb. 2011

El Evangelio del hoy

Texto del Evangelio (Mc 7,24-30):

En aquel tiempo, Jesús partiendo de allí, se fue a la región de Tiro, y entrando en una casa quería que nadie lo supiese, pero no logró pasar inadvertido, sino que, en seguida, habiendo oído hablar de Él una mujer, cuya hija estaba poseída de un espíritu inmundo, vino y se postró a sus pies. Esta mujer era pagana, sirofenicia de nacimiento, y le rogaba que expulsara de su hija al demonio. Él le decía: «Espera que primero se sacien los hijos, pues no está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos». Pero ella le respondió: «Sí, Señor; que también los perritos comen bajo la mesa migajas de los niños». Él, entonces, le dijo: «Por lo que has dicho, vete; el demonio ha salido de tu hija». Volvió a su casa y encontró que la niña estaba echada en la cama y que el demonio se había ido.


¿Qué es lo que te conmueve en la respuesta de aquella mujer, Señor?
A mí me parece que lo que más te movió a realizar la sanación de su hija fue la gran humildad que tuvo en aceptar ser considerada un perrillo en comparación con los demás a los que se denominó hijos. La probaste en su humildad y en su fe en Tu Persona, y sacó un sobresaliente.
¡Gloria a Ti, Señor!

5 comentarios:

NIP dijo...

Parecen muy duras las palabras de Jesús. Vete a pedirle algo y que te respondan así, menudo corte ¿no?.
Un miligramo de soberbia me haría enmudecer y salir de esa casa. Pero una madre con fe por un hijo enfermo, creo que se deja hasta escupir si con ello lo sana.Un abrazo.

Felicitas dijo...

¿Menudo corte? Depende del tono que Jesús le pusiera a su respuesta. Imagino que, aunque el contenido de la misma no resultaba precisamente halagüeño, sí que iba lleno de Amor de Dios y la mujer lo debió percibir, porque para eso las mujeres tenemos la parabólica siempre a punto...
También es cierto lo que comentas del amor materno, querido Nip. Quisiera pensar que muchos padres también lo viven de esta forma tan radical y dispuesta a todo.
Un abrazo, amigo.
;O)

Magda dijo...

Hola Felicitas, vengo de Orar con los santos, a tu blog y me gusta mucho... Abrazos desde Paraguay























электроные сигареты

lourdes dijo...

Gracias por este evangelio esta mañana lo oraba es uno de los pasaje evangelico que mas me gusta y siempre me he edentificado con la mujer a pesar que es muy duro el hablar de jesús pero ella le conquista con su suplica ya Jesús no se le niega ante aquel dialogo entre los dos muy unidas en oración y un abrazo

Felicitas dijo...

Hola Magda, guapa, el tuyo también me gusta. Ya me hice seguidora tuya. Gracias por venir.
Un beso
;O)

No me extraña nada que te guste tanto este Evangelio, porque muestra claramente de qué fibra está hecho el Corazón Sagrado del Señor, que siempre estuvo y está abierto a amarnos y beneficiarnos en toda necesidad. De todas formas, permitidme que insista en que probablemente el tono que empleó Jesús al decirle esas palabras no fue duro.
Bueno, Lourdes, gracias por venir. Un abrazo afectuoso.
;O)