15 feb. 2011

El Evangelio de hoy



En aquel tiempo, los discípulos se habían olvidado de tomar panes, y no llevaban consigo en la barca más que un pan. Jesús les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes». Ellos hablaban entre sí que no tenían panes. Dándose cuenta, les dice: «¿Por qué estáis hablando de que no tenéis panes? ¿Aún no comprendéis ni entendéis? ¿Es que tenéis la mente embotada? ¿Teniendo ojos no veis y teniendo oídos no oís? ¿No os acordáis de cuando partí los cinco panes para los cinco mil? ¿Cuántos canastos llenos de trozos recogisteis?». «Doce», le dicen. «Y cuando partí los siete entre los cuatro mil, ¿cuántas espuertas llenas de trozos recogisteis?» Le dicen: «Siete». Y continuó: «¿Aún no entendéis?».

Evangelio según San Marcos,  8,14-21

Hoy me hace gracia la reacción de los apóstoles, Señor. Me imagino la situación y, si no fuera por el hondo contenido de tus Palabras y la intención pedagógica de tu actuar, parecería una anécdota para sonreir. Debemos pedir al Señor la virtud de la Santa Astucia o Sagacidad que nos permitirá vislumbrar las ocultas intenciones de aquellos que se presentan ante nosotros con un tinte de simpatía y empatía que tan sólo oculta un corazón lleno de malicia y búsqueda del propio provecho.
No en vano nos dice Jesús que vamos como ovejas, en medio de lobos. Seamos ovejas mansas y sabias, prudentes y astutas para discernir las intenciones de los corazones de los que nos rodean y poder así actuar según el Espíritu nos indique en cada momento.

3 comentarios:

NIP dijo...

Muy buen comentario doña Felicitas,también creo que escribieron el evangelio dejando claro que el Señor eligió gente ruda, bruta,que llegaba a colmar toda paciencia pero que Jesús no desiste, que hay levadura que entorpece, ciega y embrutece y otra que esponja, alivia y sana.Un abrazo.

lourdes dijo...

Gracias por este evangelio si te soy sincera en la mañana cuando lo oraba no sabia que queria decirme el Señor, y en la celebración de la eucaristía senti como el Señor me hablaba del evangelio y nos preocupamos de muchas cosas cuando lo tenemos todo en ÉL, un avez más el señor me daba a entender que solo ÉL es el pan de vida que si lo tengo a ÉL que me importa lo dema que el señor nos conceda la gracia de tener la certeza de que con ÉL lo tengo todo muy unidas en oración y un abrazo pero muy fuerte a mi tambien me gustaria algun dia conocerla y darle un abrazo fuerte, Dios tiene su momento ÉL sabra cuando

Felicitas dijo...

Es cierto, Nip, y es obligacion nuestra pedir al Señor el buen discernimiento que proviene del Espíritu para probarnos a nosostros mismos en nuestros sentimientos y reacciones y también a los demás, con la intención de acercarnos más y más a la Fuente de todo Bien: Jesús, nuestro Amado.
Un abrazo.
;O)


Gracias, querida Lourdes, tú le tienes, de eso estoy segurísima, porque le amas con locura, hermana. ¡Qué suerte tengo de tenerte cerca! A ver si se me pega tu amor a Cristo de una vez por todas!!!
Voluntas Dei: Salus infirmorum.
Besitos, linda.
;O)