8 feb. 2011

Christum dicimus Caput et Corpus, Christum totum.





La denominación de la Iglesia como Cuerpo de Cristo no solamente proviene de que Cristo debe ser considerado Cabeza de su Cuerpo místico, sino también de que de tal modo Cristo sustenta a Su Iglesia, y en cierta manera vive en ella, que ésta subsiste casi como un segundo Cristo.

Y así lo afirma el Doctor de las Gentes escribiendo a los Corintios, cuando sin más aditamento llama Cristo a la Iglesia, imitando en ello al Divino Maestro que a él mismo, cuando perseguía a la Iglesia, le habló de esta manera: " Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? "

Más aún, si creemos al Niseno, el Apóstol con frecuencia llama Cristo a la Iglesia; y no ignoráis, Venerables Hermanos, aquella frase de San Agustín: Cristo predica a Cristo.

(Mystici Corporis Christi de Pio XII, 1945)



 

5 comentarios:

Fernanda dijo...

Primeeeerr!!

Fernanda dijo...

Buuffff, qué título más dificil, tendré que ir a por el Vox... ji ji

Bueno, ya en serio , un post impresionante. Me ha encantado la frase de San Agustín.

Beozoozos, duerme con los angelitos.

lourdes dijo...

Cristo predica a Cristo. Gracias hemos de ser portadores de Cristo gracias unidas en oración y un abrazo me encomiendo a sus oraciones

NIP dijo...

HOla doña Felicitas.Me llama la atención cuando usan expresiones como "en cierta manera" pero luego no dicen cómo, dejan ver que hay misterio en esa forma, algo muy peculiar de la forma de obrar de Dios, a la vista de todos y sin embargo escondido a casi todos.Un abrazo.

Felicitas dijo...

Jajajajaja... te encanta la frase de Agustín ( que no pertenece al post ) jajajajaja
Me encanta tu frescura y sinceridad.
Bezozozozos, linda.
;O)

Portadores de Cristo....sí, qué hermoso, Lourdes. Cuenta con mis oraciones y yo cuento con las tuyas.
Un abrazo.
;O)

Algo muy peculiar de la forma de obrar de Dios....hmmmm, suena interesante. Hay Misterio...hmmmm más interesante aún...a la vista de todos y sin embargo escondido a casi todos....Creo que tan sólo a los pequeños se les revelan estas cosas maravillosas, querido Nip. Tendremos que aprender a ser como ellos si queremos entrar un poco más en el Misterio de Amor Divino.
Un abrazo.
;O)