1 feb. 2011

la Cena del Señor

En la Santa Misa no sólo conmemoramos el Sacrificio único y perfecto de Jesús sino que lo REVIVIMOS hoy y para el momento presente.

Cristo lo hace actual y lo comunica a toda su Iglesia por medio de su Espíritu Santo.



Así la Liturgia proclama aquello tan bello : " fortalecidos con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo y llenos de tu Espíritu Santo, formamos en Cristo un solo cuerpo y un solo espíritu. "

El Cuerpo de Jesús es pan de Vida y Resurrección, en el Espíritu de Dios que es Señor y Dador de Vida.

En el Espíritu Divino, Jesús transformó su muerte en Ofrenda de Amor al Padre en beneficio de todos los pecadores.

Ahora el Cuerpo entregado de Jesús, transformado por el Espíritu Divino TIENE EL PODER DE COMUNICAR EL ESPIRITU QUE TRANSFORMA.

Gracias a la comunión con el Cuerpo Divino y humano de Jesús, durante la Santa Misa, venimos a formar parte del Cuerpo Resucitado de Jesús.



De esta manera toda nuestra existencia mortal queda transformada, elevada, divinizada, por la unión amorosa con Jesús en la Santa Hostia consagrada que tomamos.

Jesús Resucitado nos asume en la comunión, nos asimila, nos transforma animando con Su Vida Divina todas nuestras realidades humanas en el tiempo y luego en la Eternidad.

( Basado en el escrito del Cardenal Albert Vanhoy, s.j., sobre " La Misa, Vida ofrecida ")

¡Demos gracias al Señor porque es Eterna Su Misericordia!

3 comentarios:

lourdes dijo...

Gracias parami es el momento donde ÉL viene a mi y se hace uno en mi es el milagro más grande de amor es como si viviera el milagro de jesús cuando le dice a Zaqueo baja que vengo a entrar en tu casa gracias un a vez más por este compartir muy rico unidas en oración y un abrazo fuerte en el amor del señor

Claudio dijo...

¡Amen, gloria a Dios!

Felicitas dijo...

Claro que sí, Lourdes, porque Él te ama con locura, pequeña!!
Unidas en Su Amor Infinito.
;O)

Amén,Claudio, como ovejas de su rebaño, felices de pertenecerle!
Un abrazo.
;O)