31 ene. 2011

¡Hijo de David, ten Piedad de nosotros!


Jesús, Hijo de María, ten compasión de los que viven desilusionados y desmotivados.
Ten Piedad de ellos y crea en sus corazones la Esperanza que nace del Amor Infinito que les tienes.
Pon en sus caminos particulares las personas adecuadas, por medio de las cuales logres acercarlos a Ti, confortarlos y hacerles encontrar al Dios de todo Consuelo. Amén. Así sea.

¡Corazón de Jesús, confiamos en Ti!

Bendición de la nueva semana


Que los ángeles del Cielo acompañen tu diario caminar,
que sus alas te guarden de todo mal,
que su sabiduría te asista y
que así sepas escuchar,
suave sugerencia,
hecha trinchera,
en una guerra,
implacable,
en la que,
Cristo vence ya.

30 ene. 2011

¡Felices los que crean, porque tendrán Vida Eterna!

Nadie me quita la vida, sino que Yo la doy libremente, dijo Jesús. ( San Juan, 10, 17 )



El don que Jesús hace, de forma anticipada, de su propia muerte cambia totalmente el sentido de la misma :

Lo que ante el mero observador aparenta ser un estrepitoso fracaso y una escandalosa injusticia histórica, se transforma en una fabulosa apertura a la Vida y una vida eterna.

En esta ofrenda de Jesús, la muerte deja de ser un término fatal y soportado, una especie de paso hacia la nada, de lo que nos quieren insistentemente convencer los " grandes pensantes" contemporáneos, y se convierte en el Acto Libre en el que Jesús pasa de este mundo al Padre ( San Juan, 13,1), Su Ingreso definitivo, como Hijo del Hombre ya inmortal en la Vida Celeste con Dios.

Este Gesto de obediencia amorosa y filial al Padre, por Amor a Él y a los hombres, es el que, por así decirlo merece el Milagro Divino de la Resurrección de Jesús.
Sin esta obediencia, su muerte hubiera sido una muerte más en la larga historia de la humanidad.

Y no es que Dios Padre quisiera la muerte del Hijo del Hombre, sino que en su Sabiduría conocían ambos anticipadamente el hecho que los hombres pecadores, instigados por satanás, acabarían por asesinar al Hijo del Hombre, y sabiéndolo de antemano, deciden poner en ese acto deicida, EL CUAL RESPETAN (¡!),  la Semilla de Oro de la Regeneración humana , con Jesús a la cabeza, primicia de la resurrección que a todos se nos promete. Y, en el tiempo conveniente, se cumple.

( Basado en el escrito del Cardenal Albert Vanhoy, s.j., sobre " La Misa, vida ofrecida ")

28 ene. 2011

Riquezas de la Liturgia Eucarística

La institución de la Eucaristía es la instauración de un Nuevo Ritual y la Iglesia católica lo ha entendido así desde siempre.




Y aún y así, la Santa Cena de Jesús es MUCHO MÁS: ES EL DON DE SÍ MISMO por Amor a Su Padre y a todos nosotros, los pecadores.




En la transustanciación REAL Y MISTERIOSA del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Jesús, además se obra otra fenomenal transformación : la de su muerte.

Jesús hace de su propia muerte un DON de AMOR Divino-humano, Suyo, Propio, Personal y Único.

En la última Cena de Jesús, Él  hace de su muerte inminente, durante el trecho hacia la cual Jesús es víctima impotente, una ofrenda del todo libre y amorosa que abre esa misma muerte a la Resurrección y a la Vida.

Su Sacrificio consiste no en la muerte en sí , sino más bien en la maravillosa transformación de su propia muerte en una Nueva Creación: el hombre que habiendo caído en desgracia,  es ahora redimido y rescatado para siempre de las garras del mal.

( inspirado en un escrito del Cardenal Albert Vanhoye, S. J. que es un auténtico diamante espiritual )


Mañana, más .... :)

20 ene. 2011

¿Por qué hacer el bien?



¿Por qué Jesucristo, Dios de Dios, Luz de Luz, nos pide que amemos a Dios, que amemos al prójimo como a nosotros mismos, mejor aún, como Él mismo nos ama?

Él, por ser Dios, nos ama con Amor Infinito, Omnipotente, Divino, Misericordioso...

¿Y me pide que yo, criatura falible y patosa, ame como Él lo hace?
Pues la conclusión lógica es que si lo pide, es porque P.O.D.E.M.O.S. hacerlo, con Su Gracia.

La Divinidad podía habernos pedido, como tarea principal, el cultivo de la sabiduría, la ciencia, la inteligencia,... todo lo cual, desde luego, es bueno y loable. Pero no.

Nos pide que amemos. Ese es Su Mandamiento. ¿Por qué es tan importante el Amor?
Y no hablamos de amar a aquellos que nos caen bien, no.

Habla Jesús de amar a aquellos, que me perjudican, me dañan, me odian, me persiguen...
Porque cuando se sientan amados por mí, habiéndome agredido de alguna forma, y perciban que mi Amor no es meramente una pose, sino una convicción fuertemente arraigada en el corazón, se harán la pregunta del millón: ¿Cómo este me hace bien si yo lo desprecio y le he tratado mal?
¿Cómo no tiene rencor hacia mí?
Y se sentirán atraídos por algo que no comprenden. Será el principio de su apertura al Amor Divino que habita en el hombre de Fe.

Cristo me pide amar.Me pide hacer el bien a toda criatura hasta el punto de estar dispuesto a perder la propia vida por el bien de mi prójimo, si la situación lo requiriera.
Como Jesús que dio su vida por Amor a nosotros.

Para amar así se hace imprescindible una profunda y duradera unión con la Fuente de todo Amor:  con el Corazón de Cristo, lleno de Misericordia, lleno de Ternura para con todas sus criaturas. Hagámoslo así  hallaremos Vida Eterna y además la comunicaremos a los demás, como Él lo desea.

Salmo 133


¡Qué bueno y agradable

es que los hermanos vivan unidos!

Es como el óleo perfumado sobre la cabeza,

que desciende por la barba

–la barba de Aarón–

hasta el borde de sus vestiduras.

Es como el rocío del Hermón

que cae sobre las montañas de Sión.

Allí el Señor da su Bendición :

¡la Vida para siempre!


Es el gozo interno que se recibe al percibir que un mismo Espíritu anima a los hermanos en la Fe.
Produciendo en cada uno sus Frutos de Vida y Sabiduría, los cuales se comparten por la Caridad.
Pues todo lo que mi hermano ha aprendido en su vida de unión y Amor a Dios, por la comunión de los santos y por el Poder de la Palabra proclamada y predicada, me llega, visitando mi corazón y concediéndole parte en el tesoro espiritual acaudalado por el otro.
Como una unción que cubriera la cabeza con dulzura, el toque del Espíritu conforta, une, alegra y construye Vida Eterna en nuestro interior.
¡Gloria a Ti, Señor de señores!

18 ene. 2011

El Evangelio de hoy

Texto del Evangelio (Mc 2,23-28):

Un sábado, cruzaba Jesús por los sembrados, y sus discípulos empezaron a abrir camino arrancando espigas.

Decíanle los fariseos: «Mira ¿por qué hacen en sábado lo que no es lícito?».

Él les dice: «¿Nunca habéis leído lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y él y los que le acompañaban sintieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en tiempos del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió los panes de la presencia, que sólo a los sacerdotes es lícito comer, y dio también a los que estaban con él?».

Y les dijo: «El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado. De suerte que el Hijo del hombre también es señor del sábado».





Regirse por puros preceptos que hay que cumplir para ser considerado persona respetable no tiene nada que ver con la enseñanza de Jesús. Si uno entiende la Religión por una lista de cosas que hay que hacer y una lista de otras que hay que omitir, se queda uno en la periferia más distante al corazón del mensaje cristiano. ¿Por qué les permite Cristo comer de las espigas en aquel momento, sin tener en cuenta las prescripciones legales vigentes en las leyes de aquella época? Porque tenían hambre y seguramente no tenían otra cosa que llevarse a la boca. ¿Qué le motivó? Su Amor, claro, que comprende que hay que cubrir esa necesidad de alimento corporal.
Si cumplir con Dios no es cumplir unas normas o disciplinas, será que sigue válido aquello de: ¿Ama y haz lo que quieras? Pues sí, pero bien entendido, claro.
Si en todo cuanto hago me rijo por el Amor a Dios y el amor al prójimo, no fallaré, aunque en un momento dado pueda pasar por alto alguna leyecita humana de esas que nuestros sufridos políticos les encanta ponernos ante los ojos, para luego incumplirlas ellos a la primera de cambio.
Pues eso: Ama y haz lo que quieras. Por cierto, es de San Agustín. (creo)

17 ene. 2011

Beatificación de Juan Pablo II

Benedicto XVI: Los que amamos a Juan Pablo II estamos felices por su beatificación

VATICANO, 16 Ene. 11 
El Papa Benedicto XVI aseguró hoy que cuantos como él conocieron, respetaron y amaron a su predecesor el venerable Papa Juan Pablo II solo pueden estar felices por la beatificación de este "guía en la fe, en la verdad y en la libertad".

Tras el rezo del Ángelus dominical ante un multitud de peregrinos reunida en la Plaza de San Pedro, el Pontífice explicó por qué escogió el 1 de mayo para la ceremonia de beatificación.

"Será el segundo domingo de Pascua, que él mismo dedicó a la Divina Misericordia, y en cuya vigilia terminó su vida terrena. Cuantos lo han conocido, cuantos lo han respetado y amado no podrán menos que gozar con la Iglesia por este acontecimiento. ¡Estamos felices!", afirmó en su saludo a los peregrinos italianos.

Dirigiéndose a los "hermanos y hermanas polacos", explicó que la noticia de la beatificación "era muy esperada por todos y en particular por vosotros, para quienes mi venerable predecesor ha sido guía en la fe, en la verdad y en la libertad. Les deseo una profunda preparación espiritual a este acontecimiento y de corazón los bendigo a todos".
  
(http://www.aciprensa.com)

16 ene. 2011

He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo

Cordero sin mancilla


manso y humilde, que con su entrega en manos de los hombres, redime el género humano.



en Tus Manos encomiendo mi Espíritu.




Uniendo, con su muerte y resurrección los Cielos y la tierra.




y todos a una voz,  atronadora :  ¡Gloria !




No luchamos contra el hombre, sino contra el mal que nos acecha





y recordad la Palabra del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo:

" No temáis, que Yo he vencido al mundo."


15 ene. 2011

Desapego


El Médico de almas en ocasiones te retirará la presencia de personas a las que amas.
Al principio no lograrás comprender Sus Intenciones hasta pasado un tiempo,
en el que, purificado de ese apego, aprenderás a amar como Él lo desea: con un
Amor de Benevolencia y sin dependencias psicológicas.
¡Gracias, Señor, por amarnos tanto!
¡Gloria a Ti, Señor!

13 ene. 2011

Misterio


Tu Camino es invitación,
amplitud de horizontes,
puedo andar ya sin temor,
y subir hacia tu Monte.


No temáis la soledad que tan hosca aparece,
pronto acude el Eternal porque sabe que perecen
estas almas tan minúsculas que sienten todo inmenso,
y las mece cual infante en su Viento suave y denso.

¡Ay, Maestro, quien te viera con los ojos bien abiertos !

11 ene. 2011

Sombras y luces


Entre la luz y la sombra se mueve la realidad,
yendo al detalle me aborda de tu Belleza el reflejo,
que tantos bienes sabe mostrar...
¡ cuánto más Bueno fuera tu Andar!

Hombre hermoso y Dios verdadero,
hallo tus huellas en el  Gran Silencio,
tanta vergüenza y trangresión,
¡ y tantos Amores y tal Compasión !



 ¡ Una misma vida quedara iluminada,
qué tanto bueno hallara
 en Tu Persona, Señor,
y a ti amarrada su devenir olvidara,
para así amarte mejor.

8 ene. 2011

Bautismo del Señor




En aquel tiempo, fue Jesús de Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara.

Pero Juan intentaba disuadirlo, diciéndole:

-«Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?»

Jesús le contestó:

-«Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere. »

Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. y vino una voz del cielo que decía:

«Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto.»


(Lectura del santo evangelio según san Mateo 3, 13-17)



El bautismo de Juan era un bautismo de penitencia : la gente se bautizaba pidiendo perdón de sus ofensas a Dios e implorando ser renovados.
Por eso cuando Jesús le pide a Juan bautizarse, este se sorprende tanto, ya que Jesús no es pecador, es Dios hecho hombre.
Pero es que Jesús nos ama tanto, que quiere pasar entre nosotros como uno más, sin tratos especiales por ser Quién es... a eso le llamo yo Humildad con mayúsculas y Amor con mayúsculas. Y por eso, por hacerse pasar por uno más, el Padre y el Espíritu acuden al instante a dar testimonio de que Jesús es el Hijo amado del Padre que no necesita ser bautizado, sino que es el Enviado, el Ungido por Dios para salvar al género humano, a los pecadores que quieran aceptarle.
Jesús, por encima de todo, AMA y vive y actúa AMANDO y por eso no le importa nada, salvo ir por la vida AMANDO. aún a riesgo de ser tomado por pecador, aún a riesgo de ser menospreciado como un delincuente, un charlatán, un loco, un pobre hombre ajusticiado y abandonado por todos....


Señor, enséñanos a AMAR como Tú.

6 ene. 2011

La adoración de los Reyes Magos


Fueron a adorar al Niño Jesús que había nacido en Belén.
¿Adorar?
Adorar.

Adorar a Dios, hecho hombre, en la Persona de Jesús.
Ofreciéndole oro, como a los reyes de la tierra.
Mirra, con la que se embalsamará su cuerpo crucificado.
E incienso, que es el buen olor que sube hasta el Altar de Dios, al que damos culto.
¿Creemos que Jesús es Dios verdadero y hombre verdadero?
Sí, creemos y le adoramos como tal, presente en el Santísimo Sacramento del Altar.

¿Presencia real?
Sí, Presencia real.

¿Fe?

Sí, Fe y plena confianza en la Palabra de Jesús y en Su Persona.

¡Señor, apiádate de todos nosotros y derrama tu Espíritu abundantemente sobre tu Iglesia universal!
¡Señor, aumenta nuestra Fe en Ti!
Ámén.

5 ene. 2011

Pensando en voz alta

No te olvido, Señor,
no te pienses que ya te dejé...



nada más lejos de mí...
lo que ocurre es que los años pesan,
la juventud quedó atrás,
y el presente,
con sus claroscuros,
en ocasiones me miente.





Me dice que Tú en realidad no estás,
pero me niego a creerle,
aunque se empeñe en ello,
porque yo sé que Tú estás,
siempre atento
a la voz de mi súplica,
y aún más,
adelantándote a ella.



No me pienso desanimar,
ni que se caigan los montes,
porque Tu permaneces siempre,
Amante, Misericordioso y Padre.



Y aunque mi miseria te ladre,
Tú no te asustas de mí,
lánceme rauda a tus pies,
llore largamente mis yerros,



pero que sepa, Señor, mantenerme a la Espera
de tus Perdones tan llenos de Amor.

Aquí me tienes, Señor.



(Las pinturas son de Liz Lemon Swindle)

2 ene. 2011

María, Madre de Dios




Es un honor poder decir alguna cosita sobre Santa María, la que se llama a sí misma: esclava del Señor.
El esclavo no rechista, obedece siempre y en el caso de María lo hace por Amor, con Amor y en el Amor de Dios, porque se ha enamorado profunda y apasionadamente de ese Dios que tiene su Predilección en estar con los hijos de los hombres.

Ese Dios que viene, en la Persona de Jesús, a confortar a los que sufren, a los enfermos, los rechazados de la sociedad, los perdedores, los mal vistos,  y también a los misericordiosos, los humildes, los mansos y pacificadores, los que son limpios de corazón, sí esos a los que el mundo considera tontos, idiotas y cosas peores...

Y es que los criterios de Dios son totalmente contrapuestos a los criterios del mundo. Ya sabemos cuales son los " valores " del mundo: éxito, dinero, poder y  manipulación del prójimo, siempre para el provecho de uno mismo, con mentiras, por supuesto, pero mentiras vestidas de cosas buenas, como el avance, el progreso, los derechos de fulanito y los de menganita, sin tener en cuenta que hay quien, en su silencio, también tiene derechos, como por ejemplo el ser humano no nato y hasta el mismo Dios...

¿Dios?

Pues fíjate, Dios que es el Creador y Salvador del hombre, resulta que tiene derechos de autoría sobre todo cuanto existe. ¡Ja! Los derechos de Dios...Ya va siendo hora que nos erijamos, los cristianos, en defensores de los Derechos de Dios sobre la Creación y sobre la humanidad.

¿Cuales son?

Que cumplamos Su Santa y Amorosa Voluntad.

¿Cual es?

Que nos amemos unos a otros como Jesús nos amó : estando dispuestos a sacrificarse por amor a los hermanos, porque quien no ama a su hermano al que ve, ¿cómo amará a Dios a quien no ve?

Al final, he hablado de todo menos de Santa María, pero creo que no le habré desagradado. A Nuestra Madre del Cielo le encanta que hablemos de Dios.




Ella, Su Esclava.

Nosotros: discípulos de la Esclava del Señor.

¿Quién Le conoce mejor que Ella? Vivamos , pues, bajo su Manto Inmaculado y recibamos sus enseñanzas que son las más evangélicas que pueda haber.

Un abrazo, queridos hermanos, en este Año Santo del Señor, 2011.