27 dic. 2010

Juan vio y creyó


Ver no es ver con los ojos del cuerpo.
Ver es percibir la Presencia del Amado.
Y al ver y reconocerLe, creyó.
Y permaneció en silencio contemplativo.
Como saboreando el Paso del Señor.
Como oteando el horizonte, 
pero permaneciendo en quietud,
en la quietud del que tiene un Tesoro en su corazón.

11 comentarios:

Caminar dijo...

Me encanta este pasaje.
¿Qué vio Juan para creer en Cristo Vivo? unos lienzos pobres.
¿Cual fue el signo que se dio a los pastores para reconocer al Mesías? un niño envuelto en pañales.
Unos pobres lienzos, unos pañales pobres; signos pobres; y ahí precisamente está el signo del Dios con nosotros, del Dios Vivo.
Ojalá que en nuestra vida seamos capaces de descubrir en los signos pobres que nos rodean la Presencia del Enmanuel.
Un abrazo

Felicitas dijo...

Es curioso... no sé qué fue lo que le movió a creer en la Resurrección de Jesús, pero lo que está claro es que Jesús supo exactamente cómo manifestárselo a Juan para que este creyera.
Cuando hay amor grande y apasionado los signos que lo delatan no necesitan ser grandiosos, sino más bien al contrario. El Amor se hace entender, ¿verdad amiga?
Sí, ojalá sepamos entender... recemos una por la otra para que lo logremos con Su Gracia.
Un abrazo.

lourdes dijo...

Gracias vio y creyó es una llamada a la contemplación a ver con los ojos del corazón que son lo que realmente ven lo que nosotros no podemos ver que el señor nos enseñe a ver con los ojos del corazón que es mirar con los ojos de Dios unidas en oración y en el amor de Dios gracias mil gracias un abrazo fuerte

Angelo dijo...

Me encanta la deficinición de lo que significa ver las cosas del espíritu.
Muchas conversiones, han tenido ese momento en que pudieron decir: ¡Veo!
Un beso

lourdes dijo...

Gracias que el señor te bendiga siempre solo quiero ser un instrumento en las manos del Señor para poder ser ese puente que aceque a muchas almas a ÉL y a mi usted tambien me ayuda mucho gracias y muy unidas en oración y un abrazo fuerte en el amor del señor yo también me encomiendo a sus oraciones en esta tarde en la misa la tendre presente gracias

Felicitas dijo...

ay, querida Lourdes, qué cosas tan bonitas dices...los ojos del corazón que son los ojos de Dios...¡qué bello, hermana! Gracias, siempre gracias a ti!
Un abrazo cálido para ti.

Querido Angelo, los que Le hemos catado, hemos tenido experiencias de Dios muy parecidas e igualmente hermosas, consoladoras y que nos hacen desear fervientemente que todos lleguen a vivir esa Dulzura de Amor del Sagrado Corazón de Jesús. Cierto, ¡veo!, ¡Vemos!, ¡Haz, Señor, que todos vean y te conozcan a Ti único Dios verdadero, Dios Amor Infinito y Ternura sin igual!
Un beso, hermano.

Oh sí, Lourdes, hermana, sé que quieres ser instrumento y te digo que lo eres, para mayor Gloria Suya y para bien de Su Iglesia.
Ser instrumento en Sus Manos nos realiza plenamente ya en esta vida y luego en la Eterna nos hará tan semejantes a Él... Todo por Pura Gracia Suya. Unidas, muy unidas en la Santa Misa, Puro Acto de Amor y Reparación.
Y siempre pequeñas, a semejanza de Santa María.

NIP dijo...

Qué poco se habla de los hermosos ojos del alma que alcanzan con una brizna de luz "hasta el infinito y más allá".
¡Feliz año 2011!

Felicitas dijo...

Hablemos, pues, tú y yo de los ojos del alma, de esos ojos que tú tienes llenos de la Imagen de Jesucristo, ese que entrando en tu corazón, limpia, pule, repara, embellece, santifica y diviniza cada día, cada hora, cada momento.
¡ Te ama tanto !
¡Feliz y santo 2011 para ti, querido Nip!
Un abrazo fraterno.

lourdes dijo...

Que Dios te bendiga siempre mil gracias solo gracias

Fernanda dijo...

Felices los que no necesitan ver para creer. Pero para eso están los ojos del corazón, ¿no?

beozozoozozs!!

Felicitas dijo...

Querida Lourdes, eres un amor.
Recibe un abrazo y un beso muy especial.
A veces no sé qué decirte, hermana, porque tu cariño es como una ola que me inunda. Gracias a ti, preciosa.
Unidas en Jesús y María.

Sí, querida Ferdy, felices los que creen sin ver, tienes razón. Eso es lo que le agrada a Jesús, que le creamos sin haberle visto ni haber metido nuestros dedos en sus llagas, y le amemos confiadamente.
Mil bezozozozos ya abrazozozozos para ti.
;O)