31 dic. 2010

Dios y hombre verdadero




La Divina Palabra que es engendrada por Dios Padre en su continuo presente, se encarna en las inmaculadas entrañas de María, introduciéndose así en su propia obra creadora, en el espacio y el tiempo, en el ámbito de lo humano y de lo humano caído en desgracia.



Asume lo creado, reconstruye lo destruido por nuestra desobediencia y desamor a Dios, y restaura, gracias a su Infinita Misericordia todo cuanto existe y en especial al hombre pecador.
La Divina Palabra humanada es una Presencia nueva de Dios en el ámbito de la vida humana. Es Dios tangible, cercano, hermano y héroe que da su vida por amor a nosotros.

Desde la Encarnación de la Palabra Divina, todo lo humano queda iluminado por una Presencia que nos muestra qué es ser verdaderamente hombre en el Plan Divino, a imagen del hombre perfecto, cercano, misericordioso, sensible y fuerte que es Jesús de Nazareth.



 ( Inspirado en el post de hoy del blog: Corazón eucarístico de Jesús )

5 comentarios:

Theo dijo...

Hola.Misterio de la fe, que atrae o espanta ¡Feliz 2011!.Un beso

eligelavida dijo...

Feliz año. Que el 2011 sea el año de la vida y de la paz. Un saludo!

Felicitas dijo...

Un beso, Theo, y feliz y santo 2011 también para ti.

Que realicen tus deseos, amiga! Feliz y santo 2011!

lourdes dijo...

GRACIA FELIZ Y NUEVO AÑO QUE DIOS TE BENDIGA MUY UNIDAS EN ORACIÓN Y UN ABRAZO

Felicitas dijo...

Gracias Lourdes por tus visitas tan llenas de cariño y Luz sobrenatural!
Un abrazo, linda.