28 nov. 2010

Santísimo Sacramento


 Allá a lo Alto tiende mi alma, Señor,
allá a lo Alto me busco y Te encuentro, Amor.
Mi gran miseria te atrae,
resulta un imán poderoso,
pues vienes Jesús presuroso,
 haciendo de desdicha Oración,
y después dulce Visitación,
y al instante mi Paz interior.

7 comentarios:

lourdes dijo...

Gracias que el sea siempre nuestro centro solo ÉL el sentido de nuestra vida que el Señor te guarde y tenga un buen adviento que nasca cada dia en nosotros unidas en oración y un abrazo

Felicitas dijo...

El es el Único capaz de hacernos renacer a una Vida Eterna. ¿Quién como Él?
Lo mismo deseo para ti, Lourdes.
Un abrazo cariñoso.

Fernanda dijo...

Hola guapis, vengo a hacerte una visita.

LO que le atrae de ti es la alegría en tu corazón, la cual desea aumentar hasta el infinito y más allá....ji ji

Dios disfruta haciendonos felices, siempre quiere complacernos, aunque por mucho que quiera regalarnos a veces somos nosotros los que vamos regulando lo que aceptamos de él. Yo lo comparo a lo que contaba Paloma Navarrete en Cuarto MIlenio el otro día, que por más que se rece por un alma que se ha quedado penando en una casa, y Dios siempre la llama a la luz , a seguir su viaje, si ella se obceca en no ir, sino es su deseo, no acepta el bien que se le tiende, pues no hay nada que hacer, Dios da siempre, hay que querer recibir.

Lee tu mail, que contiene cositas importante.

Bezoozozoos y abraozozoozs!!!

Felicitas dijo...

Gracias, querida Ferdy. Eres un cielo, linda.
Sí, aceptemos todo cuanto viene de Su Mano Sabia y Buena, en ocasiones serán alegrías y en otras nos visitará el dolor, pero con él nos darán la Gracia para abrazarlo aún con alegría, por ser Voluntad Misteriosa del Padre.

Bezozozos y abrazozozos

NIP dijo...

Hola doña Felicitas: Una realidad asombrosa admirablemente cantada. ¡Enhorabuena!

lourdes dijo...

Que Dios te bendiga siempre unidas en oración un abrazo

Felicitas dijo...

¿ El Evangelio?
Puro y duro y directo a la vena.
Como uno que yo me sé.
Saludos, Don Nip.

Gracias por tu cariño, Lourdes, eres un cielo de persona.
Unidas en el Amor.