1 nov. 2010

Fiesta de Todos los Santos



¡Os felicito a todos vosotros porque hoy es el santo de todos!
Tenemos multitud de hermanos nuestros que ya gozan de la Belleza y Bondad de nuestro Dios.
Todos ellos, habiendo pasado por este destierro y habiendo amado como Dios lo esperaba de ellos, han sido admitidos ante la Amorosa Presencia del Altísimo, en compañía de todos los ángeles fieles.
Han hallado la Perla del Evangelio y celebran por siempre Su Gozo y Liberación completos.
Encomendémonos a todos ellos para que podamos escuchar aquella bendita frase salida de los labios del Redentor:

" ¡Venid a Mí, benditos de mi Padre, heredad el Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo!
Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme. "

9 comentarios:

Angelo dijo...

Domingo Savio. Un adolescente de 14 años diciendo esto: "Siento el deseo, la necesidad de hacerme santo; nunca me hubiera imaginado yo que pudiese llegar a serlo con tanta facilidad; pero ahora que he visto que se puede lograrlo estando alegre, quiero absolutamente hacerme santo"
Ante ejemplos como éste¿ vamos a decir que no podemos?
Feliz Fiesta.
Un abrazo

Fernanda dijo...

Hola, yo también serviam, en cositas de poca monda, pero serviam.

Bezoozos!!

Que el Santo entre los Santos te bendiga, pues su amor es el más santificado al ser más grande que ninguno.

Fernanda dijo...

Ya he leído el anterior que me dijiste y me ha parecido que es maravilloso.

Me ha gustado sobre todo la parte que recuerdas que a Dios no hay que ir con temor, pues eso es tener un concepto equivocado de lo que sería Dios, un padre todo amor no se le teme, se le ama confiado.

Más bezoozs!!

lourdes dijo...

Gracias ¡fELIZ DIA DE TODOS LOS SANTOS que el Señor nos ayude a caminar en santidad unidas en oración y una brazo frateno

Felicitas dijo...

Podemos todo en Aquel que nos conforta, ¿verdad Angel?
Gracias por traernos a Santo Domingo Savio.
Un abrazo, amigo.

¿qué cositas de poca monda? No hay cositas de poca monta o monda si las hacemos con mucho Amor, querida Fernanda. Ya lo sabes, mejor que yo.
Es cierto, si nos convenciéramos del todo de que Dios nos ama tanto tanto tanto, lo podríamos todo en Él y con Él.
¿Podríamos? ¡Podemos!

Bezozozozos, mi niña.

Me ha encantado tu brazo fraterno, Lourdes... y el abrazo también.
Unidas en el Corazón de Cristo.

;O)

Margalida dijo...

Ayer un sacerdote dijo que hacían también fiesta todos nuestros familiares que para nosotros también son santos.

¿...?

Todos somos llamados a ser santos y a la santidad, eso sí que lo creo.
Aunque supongo que no es fácil serlo en todos los grados de santidad.

Elinge dijo...

Hola Felicitas:

¡Que la oigamos un día es nuestra Esperanza! y que desde entonces sea también nuestro día.

En esas de poca monda se forjaron los grandes Santos.
¡Serviam!

Elinge dijo...

Podemos y debemos ser Santos con la Gracia de Dios y nuestra colaboración, cumpliendo los Mandamientos, tomando la Cruz y siguiéndole a Él, que nos prepara esa morada, Grado de Santidad y Amor que Él nos alcanzó por Su Pasión. Los familiares que están en el Cielo interceden especialmente por la propia sangre, es natural y forma parte de la Comunión que Dios desea.

No es fácil, si las cosas fueran fáciles... ¿Qué valor tendrían?, la Santidad nuestra costó la Sangre del Redentor, nuestra colaboración tampoco es fácil pues hemos de hacer rendir esos Talentos otorgados, hemos de morir a nuestra concupiscencia y unirnos a la Voluntad de Dios, aquí también la Santísima Virgen María es la Escalera más segura al Cielo.

San Luis María Griñón de Monfort nos describió un caminico infalible.

Felicitas dijo...

Hola, Margalida,
los familiares nuestros que estén en el Cielo con Jesús y María son santos, porque allí no entre nada que no sea santo. Por eso necesitamos la mayoría de nosotros ser purificados antes de entrar en el Palacio del Rey. Me parece, de todas formas, amiga, que Elinge te ilumina mucho mejor el asunto.
Besitos.

¡Oh sí, Elinge, esa es nuestra Esperanza, que ese Día nos llame a todos junto a Él, para siempre!
Las cositas de poca monta son importantes... como aquel portero que fue declarado santo y no hizo más que atender con cariño a todo el mundo, desde su modesto lugar de trabajo. Pero lo hizo con mucho Amor, por eso fue santificado y divinizado. ¡Qué hermosura!
¡Serviam!

Morir a nuestra concupiscencia, a nuestras voluntades y vivir sólo para la Suya, la de Dios... ¡qué enrutamiento más Divino!
Con, por, en y para María, la Señora de nuestras vidas.