6 oct. 2010

¡Enséñanos a orar!


Texto del Evangelio (Lc 11,1-4):


Sucedió que, estando Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: «Señor, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus discípulos».
Él les dijo: «Cuando oréis, decid:



¡Padre, santificado sea tu Nombre!



¡Venga tu Reino!


danos cada día nuestro pan
porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe,
y no nos dejes caer en tentación».

11 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

¡Qué bonita entrada!!El Padrenuestro obra milagros.
Vengo por que mañana mi blog cumple 1 año de vida bajo l abvocación de la Virgen del Pilar y doy un premio a mis seguidores más constantes en los comentarios.Lo he hecho por sorteo para no poner mis sentimientos.¡Me busco cada trabajo de miedo!!
Bueno , pues cuando puedas te pasas a recogerlo. Es para quedartelo o hacer lo que desee con él.
Gracias por tu fidelida en darme buenos comentarios.
Recibe mi ternura
Sor.Cecilia

Felicitas dijo...

Cierto, Cecilia. El Padrenuestro es una auténtica maravilla.
Me alegro mucho que te guste el post.
Iré a buscar el premio, querida Cecilia, ¡por supuesto!
¡Gracias a ti por todo el cariño y los buenos consejos que nos das a todos y por tus escritos tan preciosos! Bien puedo imaginar que ni te enteras de todo el bien que está haciendo el Señor por medio tuyo. Que te deje ver un poquito, al menos, para darte ánimos y seguir adelante.
Unidas en la oración.
Con cariño,
:O)

Caminar dijo...

AMÉN.
Un abrazo

Felicitas dijo...

Otro abrazo para ti, Caminar.
;O)

Elinge dijo...

Hola Felicitas:

Camino de Perfección de otra pequeña trabajadora, Santa Teresa de Jesús... nos otorga un premio en el S.XVI muy fresco que no hiere ni hincha.

Instrucciones de uso:
Se abre el libro y se bebe con sencillez.


Es Caminico seguro en el crecimiento del alma...

Felicitas dijo...

" Acordaos que hay pocas almas que le acompañen y le sigan en los trabajos;pasemos por Él algo, que Su Majestad os lo pagará." , dice la Santa y luego nos recomienda a todos amar mucho a Jesús en su Presencia Eucarística, que por nosotros allí se queda, y que nunca pidió para sí mismo nada. Que por eso nos ocupemos, ya que decimos que Le amamos, de desagraviarle por tanto desamor y tanta ofensa que se le lanza, y aunque no seamos dignos de ellos, nos dediquemos a confortar a tan gran Señor y tan buen Padre.
¡Qué grande eres, Teresa!
Gracias, Elinge, por traérmela hoy.
;O)

Theo dijo...

Hola. Amar mucho a Jesús en su presencia eucarística. Gracias.

Theo dijo...

Elinge ¿eres maño? digo por lo de caminico, me gusta, no creas, nosotros diríamos por aquí caminuco.sea como sea ya te digo, me gusta que sea seguro.Gracias

Felicitas dijo...

Hola, Theo,
una devoción tierna a Santa María y a la Santa Eucaristía son dos pilares que mantienen al alma a buen recaudo contra todo tipo de males. Lo dicen los santos.
Me alegro mucho que tú así lo vivas.
Besito.
;O)

Angelo dijo...

Me ha encantado tu blog. Desde hoy lo enlazo para poder seguirte. Gracias por él. Es precioso. Un saludo

Felicitas dijo...

Gracias a ti, Angelo, por tus amables palabras. Yo también me hago seguidora tuya.
Unidos en la oración.
;O)