17 oct. 2010

Benedicto XVI




En la Misa de canonización de seis nuevos santos que presidió hoy en la Plaza de San Pedro, el Papa Benedicto XVI resaltó que la liturgia de hoy ofrece una enseñanza fundamental: "la necesidad de rezar siempre, sin cansarse".

En la homilía publicada por Radio Vaticano, el Santo Padre alertó del hecho que "a veces nosotros nos cansamos de rezar, tenemos la impresión que la oración no es tan útil en la vida, que es poco eficaz. Por eso somos tentados de dedicarnos a la actividad, de emplear todos los medios humanos para alcanzar nuestros objetivos, y no recurrimos a Dios. Jesús en cambio afirma que es necesario rezar siempre".

Esta enseñanza, explica el Papa, el Señor la presenta con el rezo constante de una viuda que pide que un juez que no teme a Dios la oiga: "si un juez deshonesto al final se deja convencer del pedido de una viuda, cuanto más Dios, que es bueno, escuchará a quien le pide. Dios de hecho es la generosidad en persona, es misericordioso, y por lo tanto está siempre dispuesto a escuchar la oración. Por lo tanto, no debemos desesperar, sino insistir siempre en la oración", señala.

Seguidamente el Papa resalta que "la oración debe ser expresión de fe, de otro modo no es verdadera oración. Si uno no cree en la bondad de Dios, no puede rezar en un modo verdaderamente adecuado. La fe es esencial como base de la actitud de la oración. Es cuanto hicieron estos seis nuevos Santos que hoy vienen propuestos a la veneración de la Iglesia universal: Stanisław Kazimierczyk Sołtys, André Bessette, Cándida María de Jesús Cipitria y Barriola, Mary of the Cross MacKillop, Giulia Salzano y Battista Camilla da Varano".


2 comentarios:

Elinge dijo...

Hola Felicitas:

" La oración debe ser expresión de fe". Fe incesante, oración incesante.

Oración no sólo vocal, cada cumplimiento de las obligaciones cotidianas realizadas con amor, con una gotita del perfume, el incienso de tu entrega es Oración, Oración de suave aroma que llega en el Secreto de tu Corazón a Su Presencia, porque el Reino de Dios está dentro de ti, Él está ahí dentro, Cautivo de Amor por ti.

¡Cantemos, Cantemos, Alabemos y Gocemos, cuantos regalos de Santidad para hacernos Santos!

Felicitas dijo...

Fe incesante...
Oración incesante...
Cada cumplimiento del deber es Oración, entrega enamorada de Jesús...
Son cosas muy grandes esas que comentas. Cautivo de Amor en nuestros corazones... ay, pobre Jesús, qué mal lo trato, qué poco lo trato, Elinge.... ¡¡Enséñame a corresponderle más y mejor!1