2 sept. 2010

Poema



Del íntimo del alma agradecida
una voz exhalar sólo quisiera,
una voz tan profunda y tan sentida,
que cual yo me conmuevo, te conmoviera;
pero a bondad tan dulce sorprendida,
yo no puedo cantar por más que quiera;
y temblando y confusa en este instante
no encuentro ni una voz, ni un consonante.

Carolina Coronado

5 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias por poner este bonito poema.Y gracias por tus vistas a mi blog, tan mareado de premios y los que me quedan, espero que los reparta mi Dios.
Con ternura
Sor.Cecilia

Felicitas dijo...

Oh, sí, querida Cecilia, seguro que te asiste constantemente en tu vasta actividad diaria. Gracias a ti por venir al mío.
Besitos.
;O)

Theo dijo...

Hola. Dan ganas de llamar a todos los nuestros para compartirlo. Si supiera como hacerlo, y que ellos ya por sí lo vieran todo como es y esos ojos, ¡qué mirada! ¡cuánto amor!....Gracias.

Nan-Do Kuso dijo...

Querida Feli, muy hermoso el poema que adorna tu post de hoy.
Sólo pedirte disculpas por la tardanza en publicar tu comentario en mi blog, pero fue por un fallo de programación, que no me avisaba de que había comentarios pendientes de moderación. Ya me extrañaba a mí tanto silencio, y es que el problema era mío. Sorry, ya está solucionado.
Gracias por participar y comentar.
Yo suelo entrar a tu blog, aunque no comento, pero bueno por aquí voy paseando en silencio.
Besos.
=^_^=

Felicitas dijo...

Me alegro de tus palabras, querido Theo. Unidos en la oración, hermano.
;O)

Gracias a ti Nando, por tu visita y no tienes que disculparte de nada. El post de hoy lo he tenido que publicar tres veces, con sus correspondientes correcciones, porque ya sabemos que esto de la informática es apagar y volver a enchufar....

Un beso, hermano.
;O)