21 sept. 2010

Defecciones


Amigos míos, extraños en desafío...
Supuestos amores que son frías defecciones,
"yo puse cariño, yo puse alegría,"
y como pago:  el desamor y la cruel ironía.





Y así te asemejas al Señor crucificado,
rechazado y condenado por hablar la verdad.
Corazón que miras recto, bondadoso y fiel,
no entretengas tus afectos,
con comportamientos abyectos,
ya es hora de la consulta del Oráculo del Señor.






"El Amor no es amado", dijo un día una voz,
y a eso nos dedicamos ¡y por Él tú das lo mejor!
Sólo Tú, nuestro buen Dios, permaneces siempre amante,
y nosotros, bien pequeños,
esperamos en tu Amor.


In te confido, Signore!
¡Mi Jesús, confío en Ti!
Que ta volonté soit faite,
sur la terre comme au ciel!
Amen.

4 comentarios:

Caminar dijo...

Me quedo con el final.
Confío en Ti.
Que se haga tu voluntad.
Amén.
Un abrazo

Felicitas dijo...

Pues te quedas con lo mejor, amiga.
Que se haga Su Voluntad en nosotras.
Un abrazo.
;O)

Elinge dijo...

Hola Felicitas:

Sólo en Dios está la Fidelidad, volvemos nuestro ojos al Altísimo porque sólo Él es Fiel. En los hombres poco, y de eso poco todo viene de Él.Por eso es tan maravilloso encontrar en cada hermano ese rostro de Cristo, esa presencia viva de Dios y en los defectos ajenos, el pálido reflejo de nuestra enorme miseria. Confianza ante la realidad de nuestra Felicidad en Espera. El tiempo traicionero, nuestra flaqueza, prontos vuelos del alma en pesada carne de tierra.

En la Tierra como en el Cielo; en nuestra materialidad y espiritualidad, que se cumpla en cuerpo y alma, en la creación visible como en la invisible, el Padre nuestro vuelve a ser Fuente y Manantial del que sacas un precioso poema en el que las lenguas me permiten no agarrarme a la palabra de los hombres sino a la Permanencia de la Palabra del Dios Hombre.

Sí, aquí también aprendo a orar, entre esta bella Flor del Padre Nuestro.

Felicitas dijo...

En Dios está la Fidelidad perfecta y nosotros, en Él, con Él y por Él aprendemos a ser fieles, para mayor Gloria Suya, ¿verdad?

Que se cumpla en cuerpo, alma y espíritu el Santo Designio de Dios Padre en ti, Elinge, en mí, en todos, por su Infinita Misericordia, para que dándonoslo Todo, podamos darle algo que sea nuestro pequeño todo...

Y yo aprendo a orar y a encontrar la Palabra Viva y Dinámica que es la única que nos revitaliza de verdad en tus comentarios y los de los hermanos que vienen.

;O)