12 ago. 2010

¡Oh, Señor, envía tu Espíritu!


¡qué renueve la faz de la tierra!

esta tierra nuestra, tan débil en no pocas ocasiones,
dijeron que los más altos cipreses habían caído y
pensé que sería por causa de una gran tormenta,
un huracán que pudiera haberlos arrancado de cuajo...
Más tu Espíritu, Señor, es tan poderoso,
si contemplamos las maravillas de tu Creación,
y en especial la Maravilla de tu Redención,
nos animamos a confiar más y más en Tí, Señor,
porque realmente sólo Tú das Vida al hombre,
sólo Tú llenas de sentido nuestros días,
por eso:
Envía tu Espíritu , Señor, sobre nuestra tierra y
transfórmala en tierra buena,
que a su tiempo te de el fruto ansiado,
un fruto de Amores Divinos que
conduce el hombre hacia su plena libertad.

6 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi estimada Feli:
Mucho hay pedie al santo espirítu para que venga en los corazones de los hombres que convierten a sus semejantes en excalvos, a cuantos se apoderan de las tierras y cosechas de los más pobres, de cuantos matan las ilusiones de un pueblo que clama libertad y va muriendo con guerrilleros que son niños tan crueles como los adultos. Hay muchas lágrimas en la tierra que no sirven para regarla y produzca frutos, hay demasiadas lágrimas de sangre. Por eso muy juntos tenemos que pedir desde el silencio del alma¡¡¡VEN ESPÍRITU DE DIOS VEN!!!
Con ternura
Sor.Cecilia
Gracias por refeflexines

Felicitas dijo...

¡Ven, Espíritu de Dios, ven!
Contigo, Sor Cecilia, con todos.
Un abrazo, hermana.
;O)

Margalida dijo...

¡Ven Espíritu Santo, ven!
Infúndenos tu amor, llenando todo mi ser.
Que no quede rincón sin tu purificación, ayúdanos y guíanos en tu santo camino que nos guía a Dios.

Ven Espíritu de Amor, ven llana nuestros corazones, líbranos de odios y rencor, sean nuestros o del batallador.
Nosotros sólo queremos ser del único y verdadero Señor.
Ámanos, protégenos, purifícanos para que seamos dignos de Dios.
No es fácil seguir el camino, siempre hay desvíos que hacen perder el sentido del verdadero equilibrio.

Felicitas dijo...

¡Nosotros sólo queremos ser del único y verdadero Señor!
¡Ven, Espíritu Santo, ven sobre nosotros, ven sobre tu Iglesia!
Besitos, estimada Margalida!
;O)

Theo dijo...

Hola. Ven, ven, ven.Gracias hermana Felicitas.

Monja de OP:Lo del E.S. que baja a los que convierten a los semejantes en ex-calvos, me ha echo mucha gracia en el sentido literal en el que nos cruzamos las letras al escribir. Estoy de acuerdo, hay muchas lágrimas hoy. Gracias.

Felicitas dijo...

Jajajaja... ex-calvos. a mí también me hizo gracia, Theo.
;O)