24 ago. 2010

Fruto de Vida

Dios uno y trino ha decidido asociar estrechamente a la Virgen María a su Voluntad y Acción Salvíficas para con el género humano caído en la desgracia del pecado.
Se podría decir que Dios ha querido " necesitar " la colaboración voluntaria, libre y amorosa de Santa María para llevar a cabo la gigantesca Obra de Regeneración de la humanidad.

Por lo tanto podemos concluir que para nosotros sí que sea necesaria la relación amorosa y filial para con Aquella a la que el Espíritu Santo nos inspira en llamar: Abogada de las causas difíciles, Mediadora de todas las Gracias, Corredentora del género humano y Reina del Universo. Son todas ellas expresiones del todo aprobadas por el Magisterio de la Iglesia católica, aunque aún no hayan sido declaradas Dogma de Fe.
Tiempo al tiempo..., (el cual no corre, sino vuela..., dicho sea de paso)

La devoción a la Virgen María, por lo tanto, queda por encima de cualquier otro tipo de veneración que podamos rendir a algún Santo declarado por la Iglesia, aunque, por supuesto, queda incorporada y sometida bajo el Imperio Divino de Jesucristo, Nuestro único Salvador y Señor.

Como dice San Luis María:

" Jesús es en todas partes y siempre el Fruto y el Hijo de Santa María, y Ella es en todas partes el árbol verdadero del Fruto de Vida y la verdadera Madre que lo produce."



5 comentarios:

Margalida dijo...

Fruto de la Vida, es conocer la fuerza salvífica de María.

No hace falta que sea dogma de fe, el que cree con la Virgen no tiene duda.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi querida Feli.
Paso a saludarte. No añado nada a tu post, está a gusto de Dios.
Con ternura
Sor.Cecilia

Theo dijo...

Hola."Ella es en todas partes el árbol verdadero del Fruto de Vida y la verdadera Madre que lo produce", que bello y entonces en cada uno de nosotros quiere hacer un apóstol, un cristiano. Gracias.

Fernanda dijo...

Hola chicaassss, id a FErnandita que vengo resoplando de tanto escribir...bufffff

Felicitas dijo...

Cierto, Margalida, pero es muy hermoso cuando vemos que Pedro declara solemnemente aquello que el Sensus Fidei nos inspira.
Besos, linda.
;O)

Añade, querida Sor Cecilia, añada, por favor, que tienes mucho que comunicarme.
Un abrazo.
;O)

Me atrevería a decirte, querido Theo, que el Espíritu Santo y Santa María desean producir en tu corazón a Cristo mismo. Alter Christus!
Un beso, hermanito.
;O)

Ey, Fernandita, lo que pusiste fue un Chill out total!
jiji
BEzozozozos, guapis.
;O)