29 ago. 2010

¿Humildad?

El pensamiento de Santo Tomás de Aquino nos dice:

"Como dice San Isidoro, humilde equivale a pegado a la tierra, es decir, pegado a lo más bajo. Y esto puede suceder de dos modos:

En primer lugar, por un principio extrínseco, cuando alguien es despreciado por otro. Bajo este aspecto, la humildad es un castigo.

En segundo lugar, por un principio intrínseco. Esto puede hacerse bien, cuando alguien, viendo sus defectos, se considera pequeño, como Abrahán al decir al Señor en Gen 18,27:
" Hablaré a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza."
En este caso, la humildad es una virtud.



Pero también puede entenderse mal, cuando el hombre, no conociendo su honor, se compara con los animales que no entienden y se hace semejante a ellos.

La humildad, en cuanto virtud, lleva consigo cierto laudable rebajamiento de sí mismo. Esto se hace, a veces, sólo con signos externos y es fingido, constituyendo la falsa humildad, de la cual dice San Agustín, en una carta, que es gran soberbia, porque parece que busca la excelencia de la gloria.

Pero a veces se hace por un movimiento interno del alma, en cuyo caso la humildad se considera como virtud propiamente dicha, porque la virtud no consiste en manifestaciones externas, sino principalmente en la decisión interna de la mente...

La humildad reprime al apetito para que no aspire a las cosas grandes sin contar con la recta razón, mientras que la magnanimidad lo empuja, también según el dictamen de la recta razón.

Queda claro, pues, que la magnanimidad no se opone a la humildad, sino que ambas coinciden en conformarse a la recta razón.

El Filósofo quería considerar las virtudes tal como se ordenan en la vida civil, en la cual la sujeción de un hombre a otro está determinada por la ley y, por tanto, es objeto de la justicia legal. Pero la humildad, como virtud específica, considera preferentemente la sujeción del hombre a Dios, en cuyo honor también se humilla uno sometiéndose a otros."

Cristo nos recomendó la humildad, ante todo, porque mediante ella se elimina un obstáculo para la salvación humana, la cual consiste en que el hombre aspire a lo celestial y espiritual, para llegar a los cuales encuentra un obstáculo en el deseo de ser exaltado en lo terreno. Por eso el Señor, para eliminar ese obstáculo a la salvación, anunció que hay que despreciar la exaltación externa mediante los ejemplos de humildad. Así, la humildad es como una disposición para el libre acceso del hombre a los bienes espirituales y divinos. Por consiguiente, así como la perfección es mejor que la disposición, así también la caridad y las otras virtudes que llevan al hombre directamente hacia Dios son más excelentes que la humildad."



26 ago. 2010

Beata Teresa de Calcuta (1910 - 1997)


El Papa Benedicto XVI agradeció a Dios por la vida de la Beata Madre Teresa de Calcuta, de quien hoy se recuerdan los cien años de su nacimiento, y aseguró que la querida religiosa sigue siendo un “don inestimable” para la Iglesia y el mundo.

El Pontífice recordó “el modelo ejemplar de virtud cristiana” de la religiosa en un mensaje dirigido a la madre Mary Prema, superiora general de las Misioneras de la Caridad, y difundido por Radio Vaticano.

“Madre Teresa ha simplificado ante el mundo, las palabras de San Juan: ‘Si Dios nos ha amado, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros. Si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece con nosotros y el amor de Él es perfecto en nosotros’ (cf 1 Jn4:11-12)”, escribió el Papa.

Dirgiéndose a las religiosas que continúan la obra de la Madre Teresa, les pidió “que este amor os inspire como Misioneras de la Caridad, a donaros generosamente a Jesús, que vosotras veis y servís a través de los pobres, los enfermos, y a través de las personas solas o abandonadas. Os animo a aprender constantemente de la espiritualidad y del ejemplo de Madre Teresa y, siguiendo sus huellas, acojáis la invitación de Jesús: ¡Ven, sé mi luz!”.

El Santo Padre señaló que “este año será para la Iglesia y para el mundo, una ocasión de feliz gratitud a Dios por el don inestimable que Madre Teresa fue y sigue siendo a través del trabajo que con amor vosotras sus hijas espirituales seguís realizando”.

En este sentido Benedicto XVI ha destacado la labor de las Misioneras de la Caridad en preparación para el aniversario.

“Os habéis esforzado en acercaros a la persona de Jesús, cuya sed por las almas viene saciada por vuestro ministerio a Él en los más pobres de todos los pobres. Respondiendo con confianza a la llamada directa del Señor”, agregó.

Benedicto XVI se unió espiritualmente a las celebraciones por el centenario “y con gran afecto –concluyó- imparto cordialmente a las Misioneras de la Caridad, y a todos aquellos que servís, mi paternal Bendición Apostólica”.

Agnes Gonxha Bojaxhiu nació en Skopje (República ex-yugoslava de Macedonia, actual territorio de Albania), el 26 de agosto de 1910 y falleció el 5 de septiembre de 1997 en Calcuta (India), ciudad en la que en 1959 había fundado la congregación de las Misioneras de la Caridad.

Menos de dos años después de su muerte, a causa de lo extendido de la fama de santidad de Madre Teresa y de los favores que se le atribuían, el Papa Juan Pablo II permitió la apertura de su Causa de Canonización. El 20 de diciembre del 2002 el mismo Papa aprobó los decretos sobre la heroicidad de las virtudes y sobre el milagro obtenido por intercesión de Madre Teresa.

Juan Pablo II la beatificó el 19 de octubre de 2003.

( Aciprensa )


24 ago. 2010

Fruto de Vida

Dios uno y trino ha decidido asociar estrechamente a la Virgen María a su Voluntad y Acción Salvíficas para con el género humano caído en la desgracia del pecado.
Se podría decir que Dios ha querido " necesitar " la colaboración voluntaria, libre y amorosa de Santa María para llevar a cabo la gigantesca Obra de Regeneración de la humanidad.

Por lo tanto podemos concluir que para nosotros sí que sea necesaria la relación amorosa y filial para con Aquella a la que el Espíritu Santo nos inspira en llamar: Abogada de las causas difíciles, Mediadora de todas las Gracias, Corredentora del género humano y Reina del Universo. Son todas ellas expresiones del todo aprobadas por el Magisterio de la Iglesia católica, aunque aún no hayan sido declaradas Dogma de Fe.
Tiempo al tiempo..., (el cual no corre, sino vuela..., dicho sea de paso)

La devoción a la Virgen María, por lo tanto, queda por encima de cualquier otro tipo de veneración que podamos rendir a algún Santo declarado por la Iglesia, aunque, por supuesto, queda incorporada y sometida bajo el Imperio Divino de Jesucristo, Nuestro único Salvador y Señor.

Como dice San Luis María:

" Jesús es en todas partes y siempre el Fruto y el Hijo de Santa María, y Ella es en todas partes el árbol verdadero del Fruto de Vida y la verdadera Madre que lo produce."



23 ago. 2010

Angelus dominical con el Papa



El camino al Cielo es el de los humildes como María, dice el Papa Benedicto XVI



Miles de fieles y peregrinos provenientes de diversos lugares del mundo se reunieron este mediodía en la Plaza central de Castel Gandolfo para rezar el Ángelus dominical con el Papa Benedicto XVI, quien al introducir la oración a la Madre de Dios, a quien la Iglesia recuerda hoy en su advocación de María Reina, resaltó que ella es el es el ejemplo perfecto de cómo Dios señala el camino al Cielo como el de los humildes como ella.

“La Madre de Cristo es contemplada mientras es coronada por su Hijo, y así asociada a la Realeza universal. La Virgen María es el ejemplo perfecto de la verdad evangélica por la que Dios rebaja a los soberbios y a los potentes de este mundo y eleva a los humildes”, dijo el Papa en el día en que la Iglesia universal celebra a la Madre de Dios con el título de Reina.

El Pontífice resaltó como “la pequeña y simple jovencita de Nazaret se ha convertido en la Reina del mundo”, y definió esta realidad como “una de las maravillas que revela el corazón de Dios”.

“Naturalmente –agregó– la realeza de María es totalmente relativa a la realeza de Cristo: Él es el Señor que tras la humillación del muerte en la cruz, ha sido exaltado por el Padre sobre toda criatura en el cielo, en la tierra y por debajo de ésta”.

Asimismo el Santo Padre hizo notar que toda la vida de María es plenamente asociada a la vida del Hijo, a su misterio: “en su encarnación; en su vida terrena; en su Pasión y Muerte; y finalmente en la gloria de la Resurrección y Ascensión al Cielo”.

“La Madre ha compartido con el Hijo no solamente los aspectos humanos de este misterio, sino también, por obra del Espíritu Santo en ella, la intención profunda, la voluntad divina, de modo que toda su existencia, pobre y humilde, ha sido elevada, transformada, glorificada pasando por la ‘puerta estrecha’ que es Jesús mismo”, agregó.

Benedicto XVI afirmó también que “María es la primera que ha pasado por el camino abierto por Cristo para entrar en el Reino de Dios, un camino accesible a los humildes, a cuantos confían en la Palabra de Dios y se empeñan en ponerla en práctica”.

Antes de rezar el Ángelus, el Papa aprovechó la fiesta de hoy para “renovar, como hijos de la Iglesia, nuestra devoción a aquella que Jesús nos ha dejado como Madre y Reina. Confiamos a su intercesión la oración cotidiana por la paz, especialmente allí donde interfiere la absurda lógica de la violencia, para que todos los hombres se persuadan de que en este mundo debemos ayudarnos los unos a los otros como hermanos para construir la civilización del amor".

Seguidamente, el Papa rezó el Ángelus, saludó a los presentes en diversos idiomas e impartió su Bendición Apostólica. En español, el Santo Padre alentó a "pedir por la Iglesia, extendida de oriente a occidente, para que sea fiel al mandato que el Señor le encomendó de llevar la luz del Evangelio a todas las naciones. Por intercesión de la Virgen María, a quien invocamos como Reina y Señora nuestra, supliquemos a Cristo Jesús, su divino Hijo, que sean cada vez más los que dediquen su vida a esta hermosa misión, siendo testigos de su amor, de palabra y con el propio ejemplo. Muchas gracias".

(ACI Prensa )

22 ago. 2010

¡María, Reina de corazones!


"La Virgen Inmaculada ... asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial fue
ensalzada por el Señor como Reina universal,
con el fin de que se asemejase de forma más plena a su Hijo,
Señor de señores y Vencedor del pecado y de la muerte".

(Conc. Vat. II, Const. dogm. Lumen gentium, n.59).



JPII: Junio 19, 1983 en Polonia

"Al Reino del Hijo está plenamente unido el Reino de su Madre.. Su Reino y el de ella, no son de este mundo. Pero están enraizados en la historia humana, en la historia de toda la raza humana, por el hecho de que el Hijo de Dios, de la misma sustancia que el Padre, se hizo hombre por el poder del Espíritu Santo en el vientre de María.

Y ese Reino es definitivamente enraizado en la historia humana a través de la Cruz, al pie de la cual estaba la Madre de Dios, como Corredentora. Y es en este evento de la Cruz de Cristo y de Maria al pie de su hijo, que el Reino se funda y permanece.
Todas la comunidades humanas experimentan el Reino maternal de María, que les trae más cerca el Reino de Cristo."

20 ago. 2010

Per Mariam

Santa María, por haberse donado del todo a Dios y a su plan salvífico y amoroso sobre la humanidad caída en desgracia, ha venido a ser columna principal sobre la cual el mismo Dios ha querido apoyarse, implicándose plenamente en el devenir y la historia del hombre sobre la tierra.

Con Ella, en Ella, por Ella e incluso para Ella, la Palabra Eterna de Dios entra en nuestras vidas limitadas y abocadas a la muerte, para comunicarnos la Gran Noticia que nos puede liberar para siempre: ¡Dios ama tanto al hombre que le entrega lo más preciado para Él: su Hijo, su Palabra de Amor.

Y lo hace, sabiendo que los hombres, instigados por el padre de toda mentira,le rechazarán y le darán cruel muerte. En ese mismo deicidio pondrá Dios la semilla de nuestra salvación porque como era imposible que el Santo de Dios experimentara en su cuerpo la corrupción del sepulcro, acaece la gloriosa Resurrección de Jesucristo, abriéndonos con ella las puertas a una Vida Plena y Eterna, en comunión amorosa con Él.

Y a todo este plan salvífico, la pequeña María se ve asociada por el mismo Amor de Dios, que obra en Ella prodigios inenarrables.

En el momento en el que un alma se entrega con amor a Santa María, Esta la acoge bajo su Protección e Influjo y la conduce suaviter et fortiter a una creciente amistad y amor para con Jesucristo. Amar a María Inmaculada es una gran Gracia y ayuda para el alma que desea santificarse, ya que Aquella que en todo fue fiel y dócil para con el Espíritu Santo, bien sabrá aconsejar y guiarnos por el camino querido por Dios para cada uno.

El Evangelio de hoy

En aquel tiempo, cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo, y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?». Él le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas».

(Mt 22,34-40)



19 ago. 2010

Madre y Maestra de las almas

Santa María, en el Cielo, tiene autoridad sobre ángeles y santos.


Como recompensa a su profunda humildad, Jesucristo le ha dado el encargo de llenar de santos los lugares vacíos de los ángeles apóstatas caídos por el orgullo.

Así es nuestro amado Jesús, que enaltece a los pequeños y humildes y así la ha declarado Soberana de cielos y tierra y Dispensadora de todas sus Gracias.

Dios Padre, que desea tenernos a todos como hijos suyos a imagen de su amado Hijo Jesucristo, desea también que María, siendo Madre de su Unigénito, sea también Madre nuestra, por lo que le concede estar presente por el Amor Divino en aquellos que la aman y reconocen por Madre.
Y con una Presencia del todo especial, reservada a la Madre y Maestra de los discípulos de Jesús.

De esta forma, los cristianos tenemos a Dios por Padre y a María Inmaculada por Madre.

( del "Tratado de la verdadera Devoción a la Santísima Virgen", San Luis María Grignion de Montfort )

17 ago. 2010

Sancta Maria, ora pro nobis



El Espíritu Santo de Dios obró en María, con su voluntaria colaboración, su Obra Maestra, que es Dios hecho hombre verdadero, Jesucristo.

Y sigue actuando en estrecha colaboración con Ella para la salvación y santificación de las almas humanas. Cuanto más encuentra a María presente en un alma, por el amor, tanto más suscita en esa alma la progresiva y creciente identificación con Jesucristo hasta llegar a la plenitud del Designio Divino sobre ella.

María es el canal misterioso, por el que Jesucristo hace pasar suave y abundantemente sus Misericordias para con todos los pecadores.

María,asunta en cuerpo y alma al Cielo, y transformada toda Ella en Dios, por la Gracia y la Gloria de Jesucristo, que transforma a todos los santos en Él, no pide, no quiere, ni hace cosa alguna que sea contraria a la eterna e inmutable Voluntad de Dios.

Así cuando los santos dicen que todo le está sometido a María, se entiende que la autoridad que Jesucristo ha tenido a bien confiarle es tan grande, que parece que posee el mismo Poder de Dios y que sus ruegos y peticiones nunca son rechazados, porque Ella siempre respeta y se conforma con la Voluntad Divina.

( del "Tratado de la verdadera Devoción a la Santísima Virgen", San Luis María Grignion de Montfort )



Amor y devoción a Santa María


El Hijo de Dios se ha hecho hombre para nuestra salvación eterna, y lo ha hecho en María y por María, habiéndole pedido su aquiescencia previamente por mediación de uno de los Arcángeles Santos de Dios, Gabriel.

El Padre Eterno y Bueno del Cielo ha comunicado a Santa María su fecundidad en cuanto una pura criatura podía recibirla, a fin de darle poder para engendrar a su Hijo y después a todos los miembros de su Cuerpo Místico, la Iglesia...

Dios Hijo ha glorificado su Independencia y su Majestad sujetándose voluntariamente en dependencia a la pequeña y humilde María, en su Nacimiento, en su Presentación en el templo, en su vida oculta durante sus primeros 30 años, hasta su muerte en cruz, en la que debía acompañarle, porque no quería ofrecerse en sacrificio sin Ella, siendo inmolado con su beneplácito al Padre Eterno, como en otro tiempo Isaac, por la obediencia de Abraham, a la voluntad de Dios....

¡Oh, admirable e incomprensible dependencia de todo un Dios!...

Jesús ha dado más Gloria a Dios, su amado Padre, por la sumisión amorosa que ha tenido para con María durante treinta años, que la que hubiera proporcionado convirtiendo al mundo entero por obre de sus mayores milagros.

¡Oh cuánto se glorifica a Dios desde el momento en que, para complacerlo, se somete uno a María, a imitación de Jesús, nuestro único modelo !


(del Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen, de S.Luis Mª Grignion de Montfort)



16 ago. 2010

María Inmaculada



¡Alma mater, ora pro nobis

Obra maestra del Omnipotente, ora pro nobis

Madre admirable del Hijo, ora pro nobis

Mujer de las Santas Escrituras, ora pro nobis

Fuente sellada del Espíritu Santo, ora pro nobis

Santuario y descanso de la Santísima Trinidad, ora pro nobis,

Divina María, ora pro nobis,

Paraíso terrestre del nuevo Adán, ora pro nobis,

Maravilloso mundo de Dios, ora pro nobis,

Magnificencia del Altísimo, ora pro nobis,

Santa Ciudad de Dios, ora pro nobis,

Santa Madre del Cristo total, ora pro nobis !


15 ago. 2010

Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma al Cielo


Si el Santo de Dios no conoció la corrupción del sepulcro,
como dice la Escritura,
tampoco aquella que le albergó en su seno purísimo,
durante 9 meses,
podía quedar olvidada en el seno de la madre tierra, como
a la espera del tiempo de un juicio
en el que nunca se habría sentado en el banquillo de los acusados.

Ella no pasa por el juicio, porque Ella es la llena de Gracia.
Si en previsión de los Infinitos Méritos de la Pasión, Muerte y Resurrección
de Jesús, fue preservada de toda culpa,
habiéndo secundado en todo la Voluntad de Dios,
era de Justicia, que también en Ella,
como en una primicia para toda la humanidad,
se realizara la Redención en plenitud,
pasando de una vida mortal y limitada,
a una Vida Plena y sin Fin, en Dios.

13 ago. 2010

¿ Por qué el matrimonio es santo?



" Porque en el Principio Dios los hizo hombre y mujer y dijo:
Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre
y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne.
De manera que ya no son dos,
sino una sola carne.
Pues bien, lo que Dios unió,
que no lo separe el hombre."

(Evangelio según San Mateo, 19,3...)

12 ago. 2010

¡Oh, Señor, envía tu Espíritu!


¡qué renueve la faz de la tierra!

esta tierra nuestra, tan débil en no pocas ocasiones,
dijeron que los más altos cipreses habían caído y
pensé que sería por causa de una gran tormenta,
un huracán que pudiera haberlos arrancado de cuajo...
Más tu Espíritu, Señor, es tan poderoso,
si contemplamos las maravillas de tu Creación,
y en especial la Maravilla de tu Redención,
nos animamos a confiar más y más en Tí, Señor,
porque realmente sólo Tú das Vida al hombre,
sólo Tú llenas de sentido nuestros días,
por eso:
Envía tu Espíritu , Señor, sobre nuestra tierra y
transfórmala en tierra buena,
que a su tiempo te de el fruto ansiado,
un fruto de Amores Divinos que
conduce el hombre hacia su plena libertad.

11 ago. 2010

La palabra de Benedicto XVI



En su habitual catequesis de la audiencia general de este miércoles que presidió en el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo ante unas cuatro mil personas, cupo máximo de este recinto, el Papa Benedicto XVI hizo una profunda reflexión sobre el martirio y como este acto constituye expresión total del amor a Dios. Esta entrega de muchos hermanos, explicó, constituye un gran aliciente para luchar por la santidad cotidiana que transforme al mundo.

El Santo Padre recordó al iniciar su catequesis a una serie de mártires de diversas épocas como San Lorenzo, del siglo III; San Ponciano, Papa, el sacerdote San Hipólito; y más recientemente a Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein) y San Maximiliano Kolbe, quienes murieron por la fe durante la Segunda Guerra Mundial; a quienes la Iglesia recuerda en estos días.

"¿Dónde se funda el martirio? La respuesta es simple: en la muerte de Jesús, en su sacrificio supremo de amor, consumado en la Cruz para que pudiéramos tener vida. Cristo es el siervo sufriente del que habla el profeta Isaías, que se ha donado a sí mismo en rescate por muchos. Él exhorta a sus discípulos, a cada uno de nosotros, a tomar cada día la propia cruz y seguirlo en el camino del amor total a Dios Padre y a la humanidad", señaló el Papa.

Con la lógica del grano de trigo que muere en la tierra para dar fruto, continuó Benedicto XVI, "el mártir sigue al Señor hasta el final, aceptando libremente morir por la salvación del mundo, en una prueba suprema de fe y de amor".

La fuerza del martirio, dijo luego el Papa Benedicto, nace "de la profunda e íntima unión con Cristo, porque el martirio y la vocación al martirio no son el resultado de un esfuerzo humano, sino la respuesta a una iniciativa y a una llamada de Dios, son un don de Su gracia, que hace capaces de ofrecer la propia vida por amor a Cristo y a la Iglesia, y así al mundo".

"Si leemos –prosiguió– la vida de los mártires nos quedamos asombrados por la serenidad y el coraje de afrontar el sufrimiento y la muerte: la potencia de Dios se manifiesta plenamente en la debilidad, en la pobreza de quien se confía a Él y pone sólo en Él la propia esperanza".

Es importante subrayar, precisó el Santo Padre, "que la gracia de Dios no suprime o sofoca la libertad de quien afronta al martirio, sino que al contrario la enriquece y la exalta: el mártir es una persona sumamente libre, libre en relación al poder, al mundo, una persona libre, que en un único acto definitivo dona a Dios toda su vida, es un supremo acto de fe, de esperanza y de caridad, se abandona en las manos de su Creador y Redentor, sacrifica la propia vida para ser asociado en modo total al Sacrificio de Cristo en la Cruz".

"En una palabra, el martirio es un gran acto de amor en respuesta al inmenso amor de Dios", destacó.

Tras recordar que probablemente "no estemos llamados al martirio", el Papa advirtió que "ninguno de nosotros está excluido de la llamada divina a la santidad, a vivir en alta medida la existencia cristiana y esto implica tomar la cruz de cada día sobre sí".

Finalmente Benedicto XVI indicó que "todos, sobre todo en nuestro tiempo en el que parecen prevalecer el egoísmo y el individualismo, debemos asumir como primer y fundamental esfuerzo aquel de crecer cada día en un amor más grande a Dios y a los hermanos para transformar nuestra vida y transformar así también nuestro mundo".

En su saludo en español al final de la catequesis, el Santo Padre se dirigió de manera particular a "los grupos de fieles venidos de España, México y otros Países Latinoamericanos" y recordó que "Dios nos llama a todos a la santidad. Nos llama a seguir más de cerca de Cristo, esforzándonos en transformar este mundo con la fuerza del amor a Dios y a los hermanos".

"Fijándonos en el ejemplo de los santos y los mártires, pidamos al Señor que inflame nuestros corazones, para que seamos capaces de amar como Él nos ha amado. Que Dios os bendiga".



( Aciprensa )

Hoy vuelvo de lejos


de lejos... hoy vuelvo a tu Casa, Señor, a mi casa...
y un abrazo me has dado Padre del alma.


y un abrazo me has dado, Padre del alma.



10 ago. 2010

El Evangelio de hoy

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

«En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto.



El que ama su vida, la pierde; y el que odia su vida en este mundo, la guardará para una vida eterna. Si alguno me sirve, que me siga, y donde yo esté, allí estará también mi servidor.Si alguno me sirve, el Padre le honrará».

(Jn 12,24-26)



9 ago. 2010

La palabra de Benedicto XVI



Ángelus dominical


VATICANO, 08 Ago. 10

Al presidir este mediodía el rezo del Ángelus dominical (hora local) en el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, el Papa Benedicto XVI explicó, a partir del Evangelio de hoy, que el cristiano debe vivir de acuerdo a la lógica de Dios, que es la lógica del amor que invita a usar las cosas sin egoísmo y sin "sed de dominio", viviendo la esperanza y la vigilancia ante la venida del Señor.

El Santo Padre señaló que el Evangelio de hoy "continua con el discurso de Jesús a sus discípulos sobre el valor de la persona a los ojos de Dios y la inutilidad de las preocupaciones terrenas. No se trata de un elogio al desinterés sino más bien de escuchar la invitación de Jesús: Tranquilizaros, pequeño rebaño, porque es decisión de vuestro Padre reinar sobre vosotros".

"Nuestro corazón se abre a una esperanza que ilumina y anima la existencia concreta: tenemos la certeza de que el Evangelio no es solamente una comunicación de cosas que se pueden saber, sino una comunicación que produce hechos que cambian la vida. La puerta oscura del tiempo, del futuro, ha sido abierta de par en par. Quien tiene esperanza, vive diversamente, porque se le ha dado una vida nueva", dijo el Papa.

"Como leemos en la liturgia de este domingo, en la carta a los hebreos, Abraham ingresa con el corazón confiado en la esperanza que Dios le abre: la promesa de una tierra y de una descendencia numerosa y parte sin saber donde ir, confiando sólo en Dios".

Benedicto XVI explicó luego que "también Jesús, en el Evangelio de hoy a través de tres parábolas, ilustra como la espera en el cumplimiento de la ‘beata esperanza’ debe empujar aún más a una vida intensa, rica de obras buenas: ‘Vende lo que posees y dalo en limosna, haced bolsas que no envejecen, y tendrás un tesoro seguro en los cielos, donde el ladrón no llega y el gusano no consume’. Es una invitación a usar las cosas sin egoísmo, sin sed de posesión o de dominio, sino según la lógica de Dios, que es la lógica de la atención por el otro, la lógica del amor".

Seguidamente Benedicto XVI recordó algunos santos a quienes puso como ejemplo de esta manera de vivir la vida con esperanza y vigilancia: Santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos a quien la Iglesia recuerda hoy; Santa Clara de Asís, fundadora de las Clarisas, a quien la Iglesia recordará el miércoles; San Lorenzo, diácono mártir del siglo III.

También se refirió a Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein, y a San Maximiliano Kolbe, quienes se entregaron a Dios durante el complicado tiempo de la Segunda Guerra Mundial, "sin perder nunca de vista la esperanza, al Dios de la vida y el amor".

En su saludo en español el Papa dijo: "queridos hermanos: espera y vigilancia son dos características fundamentales de la vida cristiana, que está abierta a la eternidad.
En el evangelio de hoy, el Señor nos exhorta a estar vigilantes y en tensión anhelante y llena de amor ante su venida al fin de los tiempos. Que la participación frecuente en la Eucaristía, en la que Cristo viene cada día a nuestro encuentro, os ayude a intensificar vuestra fe, esperanza y caridad. Feliz domingo".

(Aciprensa)

8 ago. 2010

El Evangelio del domingo

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No temas, pequeño rebaño, porque a vuestro Padre le ha parecido bien daros a vosotros el Reino. Vended vuestros bienes y dad limosna. Haceos bolsas que no se deterioran, un tesoro inagotable en los cielos, donde no llega el ladrón, ni la polilla; porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Estén ceñidos vuestros lomos y las lámparas encendidas, y sed como hombres que esperan a que su señor vuelva de la boda, para que, en cuanto llegue y llame, al instante le abran. Dichosos los siervos, que el señor al venir encuentre despiertos: yo os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la mesa y, yendo de uno a otro, les servirá. Que venga en la segunda vigilia o en la tercera, si los encuentra así, ¡dichosos de ellos! Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no dejaría que le horadasen su casa. También vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre».

Dijo Pedro: «Señor, ¿dices esta parábola para nosotros o para todos?». Respondió el Señor: «¿Quién es, pues, el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para darles a su tiempo su ración conveniente? Dichoso aquel siervo a quien su señor, al llegar, encuentre haciéndolo así. De verdad os digo que le pondrá al frente de toda su hacienda. Pero si aquel siervo se dice en su corazón: ‘Mi señor tarda en venir’, y se pone a golpear a los criados y a las criadas, a comer y a beber y a emborracharse, vendrá el señor de aquel siervo el día que no espera y en el momento que no sabe, le separará y le señalará su suerte entre los infieles. Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada ni ha obrado conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes; el que no la conoce y hace cosas dignas de azotes, recibirá pocos; a quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más».


(Lc 12,32-48)

7 ago. 2010

Acción de Gracias

Las olas de la Muerte me envolvieron,
me aterraron los torrentes devastadores,
me cercaron los lazos del Abismo,
las redes de la Muerte llegaron hasta mí.



Pero en mi angustia invoqué al Señor,
grité a mi Dios pidiendo auxilio,
y Él escuchó mi voz desde su Templo,
mi grito llegó hasta sus oídos

del Salmo 18


6 ago. 2010

5 ago. 2010

¿ Sempervivens ?

Cuando el alma primavera
con sus joyas peregrinas
engalana la pradera,
los valles y las colinas;

Y las hojas entreabriendo
leve aroma exhala apenas
la rosa, y van descubriendo
su cáliz las azucenas;

Y su capullo amarillo
de pura esencia desplega
el delicado junquillo
en la espalda de la vega;

Cuando la plácida aurora
el garzo cuello levanta,
y el tulipán cimbradora
descubre la tierna planta;

Una flor nace entre aquellas
émula de las estrellas
en el rubio tornasol,
y que brilla como ellas
a los reflejos del sol.





En el ramo suspendida
menuda, bella, encendida,
es el alma de las flores,
porque es eterna su vida,
y eternos son sus colores.

Allá entre las orlas crece
de su fresca vestidura.
Cuando el alba resplandece,
chispa de fuego parece
sobre la verde llanura.

Tú, belleza marchitable,
de los campos maravilla,
prodigiosa flor, que luces
siempre joven, siempre viva,

De otras bellas los encantos
son tal vez demás valía
que tu capullo inodoro
y tu corona pajiza.

Tú las ves cuando el abril
sus tibias auras expira,
en desplegados pimpollos
vertiendo frescura y vida,

Tú la ves bajo las copas
que los árboles agitan,
embriagando las abejas
y perfumando las brisas

Pero también deshojadas,
marchitas y destrozadas
entre el polvo en la ribera
tú las verás sepultadas
al morir la primavera.

Y pasarán los primores
del risueño abril lozano;
y pasarán los ardores,
las tormentas del verano,
y del otoño las flores;

Y cuando ya el campo yerto
con la tierra haya cubierto
tanta beldad fugitiva,
aún habrá en aquel desierto
una flor, la siempreviva.

Carolina Coronado


2 ago. 2010

Del Evangelio de hoy

" ... Al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos... "



¿Qué corazón de varón siente hoy en día compasión de las gentes y de sus sufrimientos?
¿Muchos?
¿Pocos?
¿Está de moda ser compasivo?
¿Está de moda pensar en los demás?

¿O acaso está más de moda ser un cuerpo danone para que todos o todas te deseen?

¿ Por qué Dios le da más importancia al hecho de que seamos compasivos unos con otros que al hecho de ser un triunfador en esta vida y haber ganado dinero y posición social?

¿Son mis prioridades las prioridades de Dios?



Virgen morena, Madre de la Compasión

1 ago. 2010

Hacer depender la vida de realidades pasajeras es una necedad, advierte Benedicto XVI

VATICANO, 01 Ago. 10 / 08:57 am (ACI)



Al presidir este mediodía (hora local) el rezo del Ángelus dominical en el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, el Papa Benedicto XVI explicó a partir del Evangelio de hoy que hacer depender la vida de realidades pasajeras como el poder, el placer y los bienes materiales es una necedad, ante lo que se impone la adquisición de un "corazón sabio" que mire las realidades eternas a ejemplo de los santos.

Tras recordar a algunos de los santos a quienes la Iglesia recuerda en estos días como San Ignacio de Loyola, San Alfonso María de Ligorio, San Juan María Vianney y San Eusebio, el Papa explicó que estos santos tuvieron en común que siempre se esforzaron "por salvar las almas y servir a la Iglesia con los respectivos carismas, contribuyendo a renovarla y enriquecerla".

"Estos hombres han adquirido un ‘corazón sabio’, acumulado aquello que no se corrompe y descartando lo que es irremediablemente mutable en el tiempo: el poder, la riqueza y los efímeros placeres. Eligiendo a Dios han poseído toda cosa necesaria, pregustando desde la vida terrena la eternidad".

Refiriéndose al Evangelio de hoy el Santo Padre explicó que el rico que acumula bienes y a quien Dios advierte que "esta noche se te pedirá la vida", es aquel hombre que "no quiere darse cuenta, a partir de la experiencia de las cosas visibles, que nada dura para siempre, sino que todo pasa: la juventud y la fuerza física, la comodidad así como los roles de poder".

"Hacer depender la propia vida de las realidades así de pasajeras es, entonces, necedad. El hombre que confía en el Señor, por su parte, no teme la adversidad de la vida, ni siquiera la realidad ineludible de la muerte: es el hombre que ha adquirido un ‘corazón sabio’, como los santos".

En su saludo en español Benedicto XVI explicó que "la liturgia de hoy nos invita a moderar nuestro afán por los bienes materiales, que no son todo en la vida, sabiendo administrarlos bien y compartirlos, de manera que produzcan bienes más altos y duraderos. Pidamos a María que nos enseñe a seguir con gozo a Jesús con un corazón sencillo. Feliz domingo".

(Aciprensa) 

Desprendimiento


Andar por aquí, como si ya estuviésemos allí.

Anhelar tal Plenitud, que toda imagen se queda corta.

Portar en el corazón ansias eternas de Amor y Vida.

Ver todo relativo al Uno, dependiente del Trino.

Pasar por aquí, padeciendo sin desesperar,

amando el paso dado hacia adelante

y sabiendo que ya queda menos para hallarLe.

El tiempo pasa ¿y qué fue de lo permanente?

Caduca esta vida por momentos,

cultiva la Eterna ya desde ahora.