19 jul. 2010

Un día vi una cascada preciosa

 y luego me bañé en el lago.
Y abriendo los ojos, descubrí un mundo de silencio y color


¿Quién me hubiera dicho que en profundizar descubriría nueva vida?...

2 comentarios:

Theo dijo...

Hola. Y en perder, ganar.Lo del alma que forma el cuerpo es muy profundo. Muchas gracias hermana porque estas cosas me ayudan a caminar, entiendo mejor, tienes entradas antiguas profundas y bellas.Compartir así, da gusto. Gracias.

Felicitas dijo...

Ay, Theo, que te voy cogiendo mucho cariño en el Señor...
Y en perder, ganar... ¡qué cierto es eso!

Y al pasar por el perder, todo pareciera perecer,y en perecer yo mismo muriera, que de todo careciendo, llegara anonadado a los brazos de mi Amado.

Sí, es hermoso compartir desde lo hondo del corazón, hermano.
Gracias a ti.