13 jul. 2010

PURIFICACIÓN DEL CORAZÓN










La purificación fundamental se produce a partir del momento en que las impurezas y los desequilibrios que me afectan los ponemos cara a cara con Jesús. Esto no es una tarea más difícil que la ascesis clásica pero es más eficaz porque nos obliga a establecernos en la verdad: la verdad sobre nosotros mismos que nos obliga a abrir los ojos sobre la realidad de nuestro pecado; la verdad de Jesús que es el verdadero salvador de nuestras almas no solo de manera general y lejana sino porque también entra en contacto inmediato y concreto con cada una de las suciedades que nos afectan. Es necesario, pues, que aprenda a ofrecerme a él, a entregarme a él sin esperar nada, en medio de las circunstancias o a través de un movimiento profundo de mi corazón que quiere por fin re-encontrarse con su verdadera libertad.

Cada vez que constato en mi la presencia de uno de esos lazos que me paralizan, me convenzo a mí mismo de que lo más necesario no es declarar la guerra a esta servidumbre porque en la mayoría de los casos no haría más que cortar las ramas sin llegar a la raíz. Lo más importante es sacar fuera esas raíces, ponerlas a la luz del día, aunque resulten muy feas y muy desagradables. Se trata precisamente de asumirlas tal y como son y poder ofrecerlas al Señor con un gesto libre y consciente. Desde esta perspectiva, la clásica invocación: "Jesús, Hijo del Dios, ten piedad de mí, pecador", no corre el riesgo de convertirse en una repetición vana. Es la constatación indefinidamente renovada de que va a producirse un nuevo encuentro entre el corazón purificador de Jesús y mi sucio corazón.


7 comentarios:

Maria dijo...

Preciosa la cita. Deberíamos aprender tanto y desaprender otro tanto. En ocasiones erramos el camino. La parábola del hijo pródigo, la de la oveja perdida, etc. nos demuestran una y otra vez que Dios viene a salvar lo que estaba perdido. Los "santos" no necesitan, sólo los que nos sentimos pecadores estamos necesitados de salvación y curación. Jesús ha venido para ello.

Fernanda dijo...

Vengo a darte las gracias por tus sabias correcciones ortográficas, no ché qué haría yo sin ti. En fin, qué risa con lo de "yede".

Bueno, te tero mejosoos, duerme con tus angelitos y que Dios te proteja!!

bezozozoozs!!

Fernanda dijo...

¿Es que no se ha dado usted cuenta que yede?

Fernanda dijo...

Ah y un millón de gracias por el colgante corazón, me pega con mi vestido nuevo.

Fernanda dijo...

y otro millón de gracias por mis tulipanes...

Fernanda dijo...

Hasta la proxima semana , si Dios quiiere.

Felicitas dijo...

Hola, Maria, preciosa, es cierto debemos pedirle la Gracia de poder desaprender lo mal aprendido. Sí, necesitamos el Amor de Jesús para ser felices. Un beso, hermana.
;O)


Muchos bezozozozo y abrazozozo s para mi japonesita preferida...
por cierto, ¿quién hiede?

Por el colgante corazón no te preocupes, tan sólo me costó 2345 €--- una baratija.... ejem...

hasta mañana, Ferdy, hasta mañana...