17 jun. 2010

Vida



En medio del dolor alzo la vista cansada,
y hallo esperanza en los valles y hondonadas,
los prados y andurriales que conducen a Tu Vera ...
¡Oh, patria, deseada!...
¡Cuan larga se hace mi espera!

2 comentarios:

Theo dijo...

Hola. Sé que va a terminar todo y detrás espera lo mejor, pero me sigo agarrando a esto, leyendote veo que tengo que cultivar más la esperanza.De pronto me siento mas contento al pensar que allá estaré 1000 veces más seguro que aquí. Gracias.

Felicitas dijo...

Y tanto, querido Theo, nos espera todo un Amor Infinito de Vida Plena, sin pega alguna, sin dolor, sin menosprecios ni pérdidas.
Anclemos el corazón bien profundamente en el de Cristo, con plena confianza de ser amados y redimidos de todo cuanto al presente nos oprime.
Aunque dejemos la piel por el camino, bien vale la pena, por un Amor que todo lo da.
Besos.

:O)