18 may. 2010

¡Danos docilidad a tu Espíritu, Señor!

En las Sagradas Escrituras se denomina al Espíritu Santo como el Paráclito, es decir El que conforta y consuela el alma del hombre, la Fuerza que viene de lo Alto en auxilio de nuestras muchas debilidades y necesidades.

Para nosotros, que somos frágiles y fallamos a menudo y que nos vemos obligados a enfrentarnos a tantos combates que nos desvían con facilidad, su Asistencia no debe ser un lujo; sino que es , más bien, un elemento esencial de nuestra vida cristiana.
Sin ella, no podemos realmente progresar, ni responder a la llamada a la santidad que Dios nos dirige.

El Espíritu Santo está presente en todos los bautizados y nos orienta y ayuda gracias a los movimientos que genera en las profundidades del alma humana, pero se requiere docilidad por parte del alma. Se requiere que el alma quiera escucharle y secundarle, porque el Espíritu de Dios, que es libre y nadie sabe de dónde viene ni a dónde va, no se impone por la fuerza, sino que se limita a llamar amorosamente al alma esperando que ésta le preste su atención y le secunde.

Aprender a reconocer estos movimientos interiores del Espíritu y aprender a recibirlos, a estar más atentos a las inspiraciones con las que Dios se dirige a nuestro corazón para estimularlo, nos permitirá avanzar en la vida cristiana y hacerla más libre, más simple, más feliz, que es, de definitiva, lo que Él nos desea transmitir.


7 comentarios:

Angelina de Maria dijo...

QUE BELLO!ESTE ESCRITO SOBRE NUESTRO BENDITO CONSOLADOR...
FELICITAS LOS BIGOTUDOS MIAUMIAU TE AYUDARON MUCHO PARA DES A CONOCER ESTA PARTE DE TI QUE COMO SEGUIDORA Y FANS DE TUS MININOS NO CONOCIA...QUE HERMOSA CASA TIENES .
SIEMPRE CONTIGO ANGELINA.

Felicitas dijo...

Hola, querida Angelina, tú siempre tan cariñosa conmigo, preciosa. Me alegro mucho que te guste mi casita. Es un poco solitaria, por eso cuando viene alguien y me deja un comentario, ME ALEGRO MUCHO!
Ahora voy al tuyo.
Besitos.
;O)

Fernanda dijo...

Pues chica, si es un poco solitaria mejor que mejor, mejor pocos visitantes y muy escogidos que muchos birriosos. En fin, que Dios me otorgue docilidad que me hace falta.

Beozozozos y abrazoozos.

Fernanda dijo...

Qué bonita la música, música clásica versión celta, no lo había imaginado.

Felicitas dijo...

Gracias, Fernandita, a mí también me conceda docilidad a las llamadas interiores del Espíritu Santo, que siempre está atento a elevarnos por encima de lo que somos.
Sí, la música es uno de los mejores instrumentos de comunicación espiritual entre nosotros. BEzozozozos, preciosa.
Te quiero.
;O)

Margalida dijo...

http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=116982971674474


Danos docilidad a tu Espíritu, que buena falta hace.

Como están las cosas de acaloradas, mirad las fotos. Te pega un soponcio de la maldad que hay en todas ellas.

Si las cosas no cambian volverá a haber otra masacre, no se conformarán con ésto.

Felicitas dijo...

Al que lleva odio en su corazón, sus mismas obras nacidas del odio le condenan ante Dios, ante los hombres y ante sí mismo.
Al que ama a Dios y al prójimo, sus obras nacidas de ese mismo amor le justifican con toda evidencia ante Dios, ante el mundo y ante sí mismo. ¿Dime, quién está abocado al más estrepitoso fracaso personal? ¿ Por quién debemos orar?

Conoces igual o mejor que yo la respuesta, querida Margalida. Perseveremos en el Amor Divino que nos habita, pase lo que pase.
Un abrazo y mil besos para ti.
;O)