26 abr. 2010

Yo soy la puerta




En aquel tiempo, Jesús habló así: «En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que escala por otro lado, ése es un ladrón y un salteador; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el portero, y las ovejas escuchan su voz; y a sus ovejas las llama una por una y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Pero no seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños». Jesús les dijo esta parábola, pero ellos no comprendieron lo que les hablaba.

Entonces Jesús les dijo de nuevo: «En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido delante de mí son ladrones y salteadores; pero las ovejas no les escucharon. Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo; entrará y saldrá y encontrará pasto. El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia».

(Jn 10,1-10)

La puerta es una.
Uno y trino es Dios.
Abreme la puerta, oh Dios, para que por ella penetre en tus estancias.
Y me vea liberado de la muerte.
Una es la puerta.
Un sólo Señor.
Una sola Fe.
Somos uno en Él, por el Amor que nos habita.
Ser en Dios es ser en Jesucristo por la santa comunión con su Cuerpo y su Sangre, su Alma y Divinidad.
Por esto sólo Él es la puerta del Cielo, porque es la Palabra del Padre hecha hombre.
El Hijo del Hombre es la Puerta de la Casa del Padre.

5 comentarios:

Fernanda dijo...

Buahhh, mi querida gatusa se halla perdida por ahí, y no regresa. ¿dónde estás? buahhhh

Àngel dijo...

Me ha encantado la oración... es preciosa...

Cristo ha venido para dar abundancia a nuestra vida!!! Que bello este evangelio...:D

Un besín hermanita... reza mucho por mí que lo necesito :D

Felicitas dijo...

¡¡¡¡Mi niña, estoy aquí, contigo, con vosotros y os amoooooo!!!!!
Bezozozozosss
;O)


Rezo por ti, Angel, peke, y ¡te mando un fuerte abrazo!
Dios os bendiga a ambos.
;O)

Fernanda dijo...

Yo quiero pasar por esa puerta, lo que pasa es que como de por mí choi despistada, lo mismo me topo con alguna parecida y me intruduzco por ella, y ya le hemos liado!! buahhh...

Yo quiero ir al cielo, al cielo en la tierra si puede ser.
Bezozzozoozs!!

Felicitas dijo...

pues sí, querida Fernanda, eso nos puede pasar a todos... pero si confías mucho, mucho en el Amor Infinito (esto va en honor a Crux) seguro que Él jamás te perderá de vista y te irá llamando por tu nombre, para que te lances en Sus Brazos.
El cielo en la tierra, creo yo que es la vivencia del Amor que Dios nos tiene y viviéndolo, lo comunicamos a los demás, amándolos.
BEzozozozozosss
;o)