15 abr. 2010



¡Qué hermoso eres, oh Dios!

tú que ensanchas mis pulmones,

tú que me das tanta holgura,

tú que me haces sentir amada.


Tú que no esperas más que amor,

tú que lo das todo a cambio de nada,

tú que aquilatas nuestro corazón,

en mil fuegos que el tiempo apaga.

Tú que te escondes en plena batalla,

y apareces callado y ausente,

y cuando miro el pasado y el presente,

Te hallo como si aquí hubieras estado siempre.

¡qué bello eres, mi Amor Grande!

yo por Ti la vida diera, cual apóstol en sus fuerzas porfiado,

a cada paso de mi vida, engañado.

Amores tienes que todo lo pueden,

hasta sacarme de mi ceguera,

que sólo Tú mereces la Honra

que tantos siglos de hombres te niegan.


4 comentarios:

Àngel dijo...

Has vueltoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!! y tan fantástica como siempre!!!

Gracias hermanitaaaaaaaaaaaaaaaaa

Besines XDDD

Felicitas dijo...

Hola, mi niñooooooooo,
te quiero muchooooooooooooo
Besines XDDD
;O)

Maria dijo...

Muy bello el poema y los sentimientos manifestados.
Santa y feliz Pascua.

Felicitas dijo...

Lo mismo deseo para ti, María.
Un abrazo.
;O)