18 feb. 2010

El mar




¿Dónde encontraremos tanta hermosura y potencia juntas?


¡Me arroba tu Poderío, Señor!

¡Tu hermosa Omnipotencia!

8 comentarios:

Fernanda dijo...

Sí precioso paisaje, ese día tenían puesta la bandera roja.

Bezozoozzozs

Felicitas dijo...

Jajajajajaja, ciertamente, querida Fernandita... cualquiera se metía en esa mar...
buf.
Besines y bezozozozos
;o)

Margalida dijo...

la bandera roja...

je...je

ji...ji
Cuando veo a los que surcan en las olas y van por allí dentro que preciosidad...
Hoy en día con las técnicas fotográficas podemos disfrutar de unas maravillas.

Por si las olas traicioneras yo no me acerco que a mi el agua me gusta más en el vaso que en el ojo y la nariz.
Besines a tutiplen.

Y el gato qué hace, se hace de rogar...ahora me parece que ha pasado todo salamero con la cola levantada...je...je

A vosotras os habla? le he perdido la pista.
pisipisipisimisimipisisp

El otro día vi por la tele, a un gato que el jovencito lo llevaba también en la plancha sobre las olas. Parecía que le gustaba.

Gatö dijo...

Por favor entra en mi blog.
Un beso muy grande

Joaco dijo...

Hola Feli. Te felicito por la lección de catequesis que le has dado al Padre Fortea (que creo que las necesita: efectivamente el amor el lo primero, y muchos no nos enteramos de eso). Te he felicitado en el blog del Padre Fortea, que creo que es lo procedente, pero allí hay una censura que ni en la peor época del franquismo.

Y disculpa si soy un poco fastidioso (al Padre Fortea con el fastidio le entran prisas, ya ves) pero así conseguiré que contrarrestres con la mejor arma.

Un saludito.

Felicitas dijo...

No eres fastidioso, Joaco. De eso nada. Te mando un fuerte abrazo, amigo.
Besín.
;o)

Felicitas dijo...

El mar es todo un espectáculo, Margalida y tú sabes mucho de eso, porque lo tienes a la mano.
Besines, guapa.
;o)

Margalida dijo...

La verdad que sí que es todo un espectáculo el mar.
He de confesar un secreto yo soy de secano...de nacimiento.

El mar me gusta cuando está plano, igualito que si fuera una piscina...je...je para nadar tranquilamente.
Suelo evitar nadar cuando hay olas, para no encontrar l'embat suelo ir a nadar por la mañana.

Ya no me acordaba pero cuando íbamos con las motos de agua me gustaban las olas de mar vieja, para un ratito.
Estás encima de una ola enorme y no ves los otros. Subes y bajas sin sacudidas.
Una vez no sé si os lo conté una ola me dió en la cara y tuve que ir al médico...
Parecía que me habían dado un puñetazo en todo el ojo.
Cuando íbamos con la moto de agua si el mar estaba plano solían buscar las olas que hacían las barcas para saltar. Hacíamos de delfines un rato.

A veces coincidíamos con el Catalonia, un rápido de estos que levantan mucha agua.